Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

0 comentarios

Brandon Flowers - Only The Young


Ya tenemos asumido que el disco de Brandon Flowers no va a ser la fantasía petarda y dance que todos pensábamos, Brandon desatado sin la banda y tal (como le pasó, por ejemplo, a Freddie Mercury). Al contrario: va a ser un disco intimista, de mucha balada y medio tiempo, más rockero quizás que The Killers.

Superado el shock inicial, estoy dispuesto a acoger este CD con los brazos abiertos. El single "Crossfire" me encanta y será una de mis canciones de 2010, los previews prometen un buen disco y ahora que ya empiezan a filtrarse canciones enteras, he flipado especialmente con "Only The Young". Ya la conocíamos en versión instrumental (acompañó el estreno de la web de Brandon en solitario) pero con letra y voz sube a otro nivel.

Se la he definido a mi novio como Brandon Flowers cantando una balada de Ryan Tedder producida por Stuart Price. Y en parte es así, pero es mucho más bonita y más grande de lo que dan a entender esas palabras. No sé si es optimista o trágica, no sé cómo interpretar la letra. Sólo sé que con la primera escucha ya me ha enamorado, y la cosa irá a más. Que la melodía me emociona y esos "a-ha-ha-ha-ha" lanzados al espacio en la última mitad, me parten el alma.

Es curioso cómo a veces llega el disco que más necesitas por dónde menos lo esperas.



Look back in silence; the cradle of your whole life
There in the distance, loosing its greatest pride
Nothing is easy, nothing is sacred. Why? 
Where did the bow break? 
It happened before your time

There were people there, lovely as you've ever been
Tonight
Baby you can start again
Laughing in the open air; have yourself another dream
Tonight
Baby we can start again

Only the young can break away, break away
Lost when the wind blow; on your own, ohh...
Only the young can break away, break away
Lost when the wind blow; on your own, ohh... 

Mother its cold here. Father thy will be done
Thunder and lightening crashing down
They got me on the run, direct me to the sun
Redemption keeps my covers clean tonight
Baby we can start again

Only the young can break away, break away
Lost when the wind blow; on your own, ohh...
Only the young can break away, break away
Lost when the wind blow; on your own, ohh... 

And the sun was shining
And the sun was shining
Are you looking for a sign? 
Or are you confident? 

Only the young can break away, break away
Lost when the wind blow; on your own, ohh... 
Only the young can break away, break away
Lost when the wind blow; on your own, ohh... 

Only the young can... 
Lost when the wind blow... 
Only the young can... 
Lost when the wind blow... 

Are you confident? 

1 comentarios

Mis fotos de Chicago (II)

Termino el repaso de mi estancia en USA con las últimas fotos de Chicago, la mayoría más personales aunque también hay sitio para el turismo (ese T-Rex) y alguna sorpresa como el rodaje de Transformers 3, del que pudimos disfrutar durante la última semana en la ciudad. Lástima que no llegamos a ver a Josh Duhamel repartiendo simpatía.

3 bicicletas en los suburbios.

Poco después de hacer esta bonita foto me di cuenta de que me estaba adentrando en territorios inhóspitos.
0 turistas, 0 tiendas, mucha gente mirándome la cámara.

Curioso lugar para anunciarse.

Estuve tentado de hacer caso a la portada y llevarme esta monada de libro amateur.
Pero me conformé con hacerle la foto... Ahora me arrepiento, me recordaba a Exploding Dog.

Columna que estaba junto a un parque "secreto" al que nos llevó María, una amiga que hizo Enric allí.

Justo antes de subirnos al coche de María después del parque "secreto", vi esto.
Me subí al coche... y me bajé corriendo, a tiempo de hacer la foto.
Chorradas mías.

Monumento multircultural en el parque frente al Chicago Field Museum.

Os presento a Sue, el T-Rex más grande del mundo.
Los huesos no dan tanto miedo, pero te imaginas al bicho en movimiento y... ñam!

Este plafón salía en una sala secreta del primer Tomb Raider, me quedé en shock.
¡Lo que hace el trabajo de documentación!

Debo decir que en general, los rascacielos de Chicago me parecen más bonitos que los de NY.
No tan carismáticos, pero con más alma.

Mosaico en la estación de metro de Boystown, el barrio gay.
Super kawaii.

Nunca olvidaré el susto que me llevé al oír una explosión mientras cruzaba un puente.
Pero no había nada que temer, sólo eran robots invisibles destrozando el centro de Chicago.

Y con esta última imagen apocalíptica del rodaje de Transformers 3, me despido.

1 comentarios

Mis fotos de Nueva York (II)

Segunda parte de la selección de fotos de NY. En este caso, repasamos mayormente barrios como Greenwich Village (mi favorito), Chelsea, SoHo y, por supuesto, Central Park. Al final quedaron pendientes zonas como Chinatown (y Brooklyn y Queens, claro), pero en dos días y medio tampoco se pudo ver mucho más, ya bastante estresados fuimos y bastantes cosas vimos.

Lo único cierto es que la ciudad nos enamoró y habrá que volver con calma. Calma para recorrer todas sus calles, ver los museos, poder visitar la Estatua de la Libertad y otros puntos turísticos, poder hacer fotos con tranquilidad... (en este viaje íbamos con tanta prisa que apenas podía molestarme a buscar encuadres o posiciones, y se nota en el resultado).

En Berlín me aficioné a los gratfities y en USA a las señales de tráfico... incluso las del suelo.

Famosas estatuas de una plaza de Greenwich Village, el barrio gay por excelencia.
La foto quedó así por casualidad, había gente muy rara en la plaza y no llegué a entrar, pero me gusta ese toque clandestino.

En un escaparate cualquiera, me encontré a esta pobre maniquí, más emperifollada que Lady Gaga en Carnaval.

De Greenwich Village me enamoró su acogedora tranquilidad, era casi un pueblo.
Y de todas sus calles, me gustó especialmente ésta. No me importaría cogerme aquí un pisito con Enric.

Típica foto de este típico graffiti, pero yo no iba a ser menos.

Este rinconcito de Central Park me recordó a los jardines que vimos en Japón.

Mientras Enric descansaba a la sombra, yo desafiaba al cansancio y al calor perdiendo el tiempo con fotos así.

Lástima que la barca de abajo haya quedado cortada, porque la verdad es que me gusta mucho esta foto, parece un cuadro.

Era casi imposible sacarle una foto al monumento de Alicia en el País de las Maravillas, los niños la monopolizaban.
Así que me dediqué a irla fotografiando por trozos... y me salió ésta tan resultona.

Este edificio de colorines me encantó, pero era bastante difícil sacar una foto decente.
Estaba rodeado de otros edificios que te jodían el encuadre, y la calle estaba demasiado ajetreada.

Me gustaba levantar la vista y ver cómo los rascacielos me rodeaban, se me caían encima.

No sé si es intencionado, pero me llamó la atención que anunciasen las Coronitas junto a un rascacielos con la forma de sus botellas.

Como somos tan estupendos, nos alojamos en la Universidad de Columbia gracias a la mediación del jefe de Enric.

No siempre detecto yo detalles que fotografiar, a veces me los tiene que señalar Enric.
Éste nos recordaba a la portada de Miracles de Pet Shop Boys.

El SoHo me estaba pareciendo bastante normalito... hasta que vi esta curiosa fachada.

La foto de despedida de NY. Encima, nos acabábamos de comprar muñequitos de vinilo.

5 comentarios

Mis fotos de Nueva York (I)

Después de una semana raruna, prosigo con el repaso fotográfico de mis vacaciones en Estados Unidos. Pasé dos semanas en Chicago, pero el fin de semana intermedio nos escapamos Enric y yo a La Ciudad: New York. Fueron 3 días alucinantes corriendo arriba y abajo de Manhattan para que nos diera tiempo a ver lo máximo posible y empaparnos de su atmósfera única. Nos dejamos cosas pendientes, las obras del metro quisieron boicotearnos el viaje más de una vez y por poco nos quedamos a vivir en el aeropuerto de La Guardia. Pero mereció la pena.


Nunca olvidaré aquel momento que salimos del metro y pum, nos chocamos de morros con Times Square. Tal cual siempre te lo has imaginado, tal cual te lo han metido por las retinas mil películas, series y anuncios. Y al mismo tiempo, tan irreal porque estás ahí y puedes respirarlo y no es una película. Y todo en ese plan. Todo tenía tintes de película. Entrar a un café del SoHo a que te claven por un batido, abrazarnos en las alturas del Top of the Rocks o quedar con unos amigos para cenar en un restaurante con camareros que cantan musicales.

Lo único malo de NY es que es totalmente imposible hacer una foto original o que no parezca turística. Es una ciudad tan fotografiada, que cualquier rincón ya lo habrás visto 1000 veces y desde todos los ángulos. Pero se hizo lo que se pudo. No son gran cosa, pero son mías. Que las disfrutéis.

Times Square, nada más que decir.

La tienda Toys'R'Us nos dejó sin respiración. Qué bien se lo montan...
(¡Hasta tenían al T-Rex de Jurassic Park!)

¿Os pensábais que iba a quedarme sin fotografiar esta típica estampa neoyorquina?
(Lo malo es que sigo sin dominar los tiempos de obturación de la réflex...)

El Rockefeller Center. Es altísimo. ¿Cómo nos vamos a subir ahí?

Pues subiendo en ascensor. Menudas vistas.
Yo estaba tan alucinado que por primera vez en mi vida no tuve vértigo...
...O casi, que los coches parecían de juguete y daba pánico.

Seguimos con las vistas del Top of The Rocks.
No dábamos crédito... Ríete del SimCity.

Después de cotillear la Rockefeller Plaza y sus múltiples tiendas (Nintendo World y NBC incluidas), tocó recorrer Broadway y la 5ª Avenida...
Me llamó la atención esta pelota incrustada en la fachada de la NBA Store. Y le hice la foto con la falsa ilusión de haber sido el único en fijarme.

Tampoco es que sea nada especial, pero esta foto es de las que más me gusta de todas las que he hecho en NY.

El Empire State Building, en su sitio.
No subimos, que ya bastante nos arruinamos en Rockefeller... Otra vez será.

Curioso edificio junto al parque que da a la bahía de la Estatua de la Libertad. Me fascinó.

La zona cero. Ya han empezado las obras, estaba todo vallado y apenas se podía ver nada...
Me conformé con hacer esta simbólica foto de dos grúas...

Vista desde la mitad del puente de Brooklyn.
No lo llegamos a recorrer entero porque el calor era criminal, el sol caía a plomo y valoramos nuestras vidas.

Esta farola me recordó a Gaudí y creo que fue la primera (y única) vez en todo el viaje que eché de menos Barcelona.

No tengo ni idea de qué edificio es, pero me pareció curioso.

Yo y mi fascinación por hacer fotos de señales y lemas que encuentro por el mundo.

To be continued...

3 comentarios

My hands, they only agree to hold your hands

Estos días han sido un caos de emociones contradictorias, de aprender muchas cosas. A ratos me he sentido como Neo abriendo su mente para tratar de aceptar/asimilar todo lo que hay fuera de Matrix. Pero sin estar (tan) bueno, sin ropa tan chula, sin gafas cool, ni superpoderes, ni cámaras girando alrededor para recrear el efecto bala. Más mundano todo.

Hay ciertos momentos en tu vida que te obligan a replantearte tus creencias, tu visión del mundo, tus sentimientos, lo que dabas por sentado, tus prejuicios, los consejos que has dado con la ingenuidad del desconocimiento. Son momentos afortunadamente escasos pero también críticos que marcarán tu futuro, tu forma de ser y que, por tanto, recordarás para siempre. Antes de asimilar todo lo que suponen estos momentos álgidos, necesitarías dar una gran bocanada hasta que te duelan los pulmones y huir lejos, hibernar con la esperanza de que lleguen tiempos mejores. Pero no es posible. Morpheo y Trinity te van a meter la píldora a la fuerza como no la cojas tú mismo pronto.


Lo cierto es que con los años vas construyendo la película de tu vida a base de coloridas piezas de Lego. El resultado es bonito y siempre parece irrompible. Te has asegurado de encajar muy bien las piezas, con mucha fuerza para que las rendijas entre una y otra sean casi invisibles y no se separen. Seguías el modelo de la fotografía de la caja, y lo has recreado paso a paso, por instinto, añadiéndole tus propios detalles pero siempre siguiendo unas pautas lógicas que ni siquiera te has planteado pero sabes que están ahí.

Podrías hacerle una foto para un catálogo, podrían exponerlo en una de las enormes y lujosas tiendas Lego que hay por el mundo, junto a un Empire Estate a escala y una máscara de Tutankamón. Es tu sueño hecho realidad. La vida que soñaste al comprar la caja, recreada cómo has sabido con las piezas de que disponías. Y enseñas tu construcción a los demás, la compartes con orgullo. Porque es tuya, y por eso es perfecta.
 

Pero de repente se levanta un poco de viento y todo se va a tomar por culo. Tienes que enfrentarte a un mar de piezas desperdigadas por el suelo. Has perdido de vista el tablero, y sin tablero no puedes construir nada que pueda durar demasiado. Se te plantan en los morros situaciones que jamás habrías imaginado y a las que te aterra hacer frente. Piezas extrañas que ya no sabes dónde encajar.

Pero en plena desgracia, unas manos amigas se acercan y guían a tus manos temblorosas para reconstruir juntos aquello que cayó. Crear otras formas. Distintas, pero no por ello peores. Compráis nuevas piezas y gracias a ellas los dos podréis construir un castillo más imponente, un paisaje más hermoso, una vida mejor. Tienes miedo, claro, como la primera vez que de niño intentaste crear un barco con las piezas de una estación de policía.

Pero ahora tienes la ayuda de otras manos. Y sabes que no te abandonarán. Y sabes que el nuevo diseño podrá ser extraño al principio, no será lo que habías imaginado antes del Día D, pero aprenderás a tenerle el mismo cariño. Abrirás tu mente y aceptarás que una hoja de palmera puede ser una puerta y unos barrotes las garras de un dragón, un satélite amarillo el nuevo sol. Y siempre habrá dos muñecos presidiendo este universo, los habréis colocado en un banco, en el punto más alto, encajando sus manos de plástico con esa sonrisa perpetua dibujada en la cara.

Costará, pero algún día te atreverás a compartir tu (vuestra) construcción con el mismo orgullo y satisfacción de antaño. Y ya no llorarás al recordar la vida ideal que imaginaste, no tendrá sentido porque lo de ahora será más sincero y ante todo será obra de los dos. De sus manos y de tus manos. Él y tú.

6 comentarios

VII - 7 - 七



7 años. Son muchos años, pero también pasan volando, sobre todo si es junto a la persona con la que vas a compartir toda tu vida. Enric y yo nos conocimos hace 7 años, ni más ni menos. La conexión fue instantánea y desde entonces lo hemos compartido todo. Videojuegos, música, películas buenas, películas malas, series, viajes, sexo, libros, internet, conciertos, anécdotas, todo. Desde cualquier chorrada hasta nuestra pasión por Chris Evans. O Bob Esponja. Qué os voy a decir que no sepáis ya por Facebook.


No es fácil encontrar a alguien que además de tu pareja pueda ser tu mejor amigo. Alguien con quien compartir y disfrutar la vida con naturalidad, alguien a quien llegas a conocer tanto que basta una mirada para saber qué piensa o qué va a hacer. Es tópico, pero es verdad. Y hasta que no lo vives en primera persona, no te puedes creer que exista tal grado de conexión con otra persona.


No todo han sido rosas, por supuesto. A menudo creo que de cara a la galería damos la impresión de ser la pareja más empalagosa ever. Y puede que a ratos sea así, pero también tenemos nuestras discusiones y malos momentos y baches. Días en los que piensas que el mundo se viene abajo. Como todas las parejas del mundo, vaya. Pero cuando se tiene claro que el objetivo común es pasar la vida juntos, de estas crisis la relación siempre sale reforzada. Porque es sano confiar el uno en el otro y trabajar juntos para que la pareja funcione.


El 7 es un número bonito. No es nuestro favorito (que es el 13), pero sí es el número de cosas que nos vuelven locos como Final Fantasy VII o Ray of Light. Así que espero muchos momentos buenos de este séptimo año juntos. Y los que quedan por venir.


He pensado mucho en qué canción debía poner hoy. Y tras darle muchas vueltas, he optado por un tema que para mí supone muchas cosas. Es de Freddie "Dios" Mercury, la letra es tan bonita como significativa, está dedicada a nuestra ciudad y además me parece el mejor dueto de la historia. Todos la asociamos a las Olímpiadas y por eso puede sorprender que la utilice, pero en realidad es una declaración de amor: a una ciudad y a la persona que cambió tu vida.



I had this perfect dream
(Un sueño me envolvió)
This dream was me and you
(Tal vez estás aquí)
I want all the world to see
(Un instinto me guiaba)
A miracle sensation
My guide and inspiration
Now my dream is slowly coming true

The wind is a gentle breeze
(Él me hablo de ti)
The bells are ringing out
(El canto vuela)
They're calling us together
Guiding us forever
Wish my dream would never go away

Barcelona
It was the first time that we met
Barcelona
How can I forget
The moment that you stepped into the room
You took my breath away

Barcelona
(La musica vibró)
Barcelona
(Y ella nos unió)
And if God is willing
We will meet again
Someday

Let the songs begin
(Déjalo nacer)
Let the music play
(Ahhhhhhh...)
Make the voices sing
(Nace un gran amor)
Start the celebration
(Ven a mí)
And cry
(Grita)
Come alive
(Vive)
And shake the foundations from the skies
Shaking all our lives

Barcelona
Such a beautiful horizon
Barcelona
Like a jewel in the sun
(Por ti seré gaviota de tu bella mar)

Barcelona
(Suenan las campanas)
Barcelona
(Abre tus puertas al mundo)
If God is willing
(If God is willing)
If God is willing
Friends until the end

Viva!
Barcelona!

0 comentarios

It all returns to nothing



I know, I know I’ve let you down, 

I’ve been a fool to myself. 
I thought that I could live for no one else, 
But now, through all the hurt and pain, 
It’s time for me to respect. 
The ones you love mean more than anything. 

So with sadness in my heart, 
I feel the best thing I could do, 
Is end it all, and leave forever. 
What’s done is done, it feels so bad, 
What once was happy now is sad. 
I’ll never love again. 
My world is ending. 



I wish that I could turn back time, 

‘Cause now the guilt is all mine. 
Can’t live without the trust from those you love. 
I know we can’t forget the past, 
You can’t forget love and pride. 
Because of that, it’s killing me inside. 

It all returns to nothing, 
It all comes tumbling down, tumbling down, tumbling down. 

It all returns to nothing, 
I just keep letting me down, letting me down, letting me down. 

In my heart of hearts, 
I know that I could never love again. 
I’ve lost everything… Everything… 
Everything that matters to me matters in this world. 



I wish that I could turn back time, 

‘Cause now the guilt is all mine. 
Can’t live without the trust from those you love. 
I know we can’t forget the past, 
You can’t forget love and pride. 
Because of that, it’s killing me inside. 

It all returns to nothing, 
It just keeps tumbling down, tumbling down, tumbling down. 

It all returns to nothing, 
I just keep letting me down, letting me down, letting me down. 

3 comentarios

Mis fotos de Chicago (I)

Pues resulta que a mediados de Julio pasé dos semanas en Chicago, visitando a Enric, que estaba de prácticas en el Instituto Cervantes de allí. Y las mañanas me las pasaba recorriendo la ciudad y haciendo fotos mientras él trabajaba. El calor era mortal, apenas había sombras bajo las que cobijarse. Pero merecía la pena respirar el ambiente de la ciudad. Estos días subiré una pequeña selección de las fotos que hice en Chicago (y también en Nueva York durante una escapada de fin de semana). He intentado mezclar un poco de todo, desde las típicas postales turísticas a fotos más "personales".

Una fuente multimedia. Sólo verla ya refrescaba.

Uno de mis experimentos con los encuadres que tanto impacientan a Enric (me pongo y no paro).

Un OVNI en pleno centro de Chicago.
Elemento 100% turístico del Millenium Park pero me fascina.

Esta foto de un local para conciertos en el parque es extraña.
Por un lado me parece horrorosa y por otro lado tiene algo que me atrae.

El corazón de Chicago, rascacielos clásicos VS modernos.
Creía que había hecho cientos de fotos de esta zona y al volver a casa he descubierto que, lamentablemente, no fue así.

Una famosa escultura de Picasso (aunque cuando hice la foto no tenía ni idea) ante un centro comercial.

La Willis Tower, el edificio más alto del mundo occidental no parece tan alto visto de cerca.
"Me l'imaginava més gran".

El Theatre District está lleno de cartelitos así, y hasta el McDonalds sigue la moda.

Me aficioné a hacer fotos a las señales de tráfico. La mayoría han quedado feas, pero ésta me gusta.

Los ricos también lloran, pero con jardín y mansión en pleno centro de la ciudad.

Me encanta la forma de esta parte del skyline de Chicago.

Guirnaldas junto al Hotel Hilton.

Otra famosa escultura de Picasso a la que también fotografié sin tener ni idea de que era suya.
(Lo que tiene no leerse la guía hasta horas después de haber pasado por ahí.)

Parecen piezas del juego de mesa Hotel, pero no: son algunos de los edificios más emblemáticos de Chicago.

Nos llevaron a esta Iglesia de una religión multirreligión a las afueras de la ciudad.
Paso de movidas religiosas, pero el edificio impone.

Una de mis fotos favoritas, tres edificios en uno.