Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Her

Durante algunos años, yo fui Samantha. Eran los tiempos del IRC y todos chateábamos con todos, en busca de un amor que no llegaba. Horas gastadas en conocer al otro y, en cuanto la cosa no cuajaba, pasar a conocer al siguiente, esta vez con la lección aprendida. A cada flirteo éramos un poco menos inexpertos, sabíamos qué decir para agradar, para prolongar la conversación. Para conseguir la ansiada cita.


Ahí se rompía el hechizo. Y nos convertíamos sin remedio en el desdichado Theodore. Porque resulta que nadie es tan perfecto como esa imagen que, casi sin querer, construyes en tu cabeza. Los tecleos nocturnos de repente se convertían en palabras que no salían y cafés que se enfriaban. Aquellos píxeles donde tú habías descifrado un apuesto príncipe azul, cobraban vida: narices aguileñas, entradas más pronunciadas de lo previsto, ojos saltones...

Ah, pero mientras la ilusión duraba era tan divertido. Habías encontrado a tu alma gemela, nada menos. Y te hacía feliz y te sentías menos solo en el mundo. A veces, por diversión, jugabas a ser el alma gemela de otro. Recuerdo una noche de borrachera que con varios amigos nos dedicamos a chatear con un conocido de gustos peculiares. Construimos un personaje al que le gustaba lo mismo que a él y él, claro, alucinaba, por fin se creía comprendido. Bastó un fallo de conexión para no tener que romperle el corazón.


Dicen que Her vaticina nuestro futuro próximo, ese camino que estamos tomando, enganchados a las redes sociales para comunicarnos, a Grindr para follar. Pero yo creo que siempre hemos sido así. Siempre hemos necesitado sentirnos importantes y nos valemos de la fantasía para ello. Si el otro es perfecto y además nos hace caso, es que un poquito perfectos somos nosotros también, ¿no?

Quizá hoy en día la tecnología nos lo pone más fácil, pero ¿qué diferencia hay entre una relación con un sistema operativo y aquellas relaciones epistolares de hace siglos entre dos personas que jamás llegarían a consumar su amor? Sé que en el cine, todos soltamos un suspiro a la vez cuando Theodore y Samantha se declararon sus sentimientos. Todos hemos pasado por eso. Dices algo que no estás seguro de sentir todavía con la esperanza de que se materialice.


Her es maravillosa porque habla de nosotros. De nosotros ahora y siempre. De cómo vivimos el amor en sus primeras etapas cuando todo es perfecto. De cómo salimos a flote cuando, a punto de tirar la toalla, aparece alguien que le devuelve los rojos y azules y amarillos a nuestro día a día. Entonces ir a la oficina se convierte en fuente de alegría, los videojuegos quedan relegados en favor del sexo, emprendes proyectos aparcados, vas a la playa y te ríes como nunca te has reído. ¡Y cómo se ríe Joaquin Phoenix! Se habla mucho de la voz de Scarlett Johansson, pero él debería haber ganado todos los premios porque su felicidad colma la pantalla.

¿Hay amor tras la desvirtualización? No nos gusta que el otro no sea como habíamos imaginado, le achacamos que no encaje en el molde que le habíamos construido y eso siempre es terrible. Suerte que a veces también encuentras, más cerca de lo que temías, justo aquello a lo que aspiras. La confortable convivencia con alguien en cuyo hombro apoyar la cabeza. De noche, en silencio, enamorados sin tener que decirlo. Tras la descarga de hormonas, llega la feliz calma.

btemplates

11 comentarios:

Éowyn dijo...

Me ha encantado tu entrada! La verdad es que planteas muchas cosas con tu descripción sobre este film, que tengo muchas ganas de ver. Las relaciones de ahora con tanta teconología.... miedo me da el futuro!

¡Saludos!



Un abrazo!

Fersitu dijo...

Muy buena reflexión. Es verdad que lo que hace ver es esa necesidad de sentirse escuchado, querido, y casi que la idea es que esa voz está con él cuando lo desea, a todas horas... Creo que puede ser la película de este año.

Scout Finch dijo...

Joder casi me has leído la mente en lo que iba a comentar sobre la peli en mi blog, jejejejeje. Me encanta lo que has escrito y las reflexiones que te ha incitado la película. Para mí claramente es una "tesis" sobre las relaciones de pareja, su evolución y lo que buscamos en ellas, la realidad y los sueños que depositamos en ella. De hecho la película, como tú dices, habla de todos nosotros, porque es fácil que todos nos sintamos identificados en una u otra reflexión, he aquí la clave para que nos llegue tanto.

Uno de sus grandes méritos (entre muchas otras cosas) es que consigue que nos creamos lo que en principio nunca nos creeríamos. No lo eso, sinó que lo entendemos e incluso empatizamos con él. Y lo mejor es que lo expone sin juzgar en ningún momento y diciéndonos que esto nos podría pasar a todos.

Porque al fin y al cabo cuando buscamos el amor lo que buscamos en el fondo es alguien que nos entienda, nos consuele y, sobretodo, no nos juzgue. Y con quien sintamos la conexión que siente Theodor con Samantha. Algo tan aparentemente fácil pero al final, tan terriblemente difícil.

Por cierto, por si te confundes, soy atticus' daughter, jjejeje ahora que me localizas y me has desvirtualizado voy y te confundo con cambio de nick :-p

Un besote!!!

Alex Pler dijo...

Éowyn, corre a verla con la mente en blanca, a ver qué reflexiones te provoca a ti. Y debatimos. Es lo bueno de la película, cada cual la interpreta a su manera.

Fer, pues sí: acabamos de empezar el año y el listón ya está alto... ojalá nos esperen más películas así de bonitas y profundas :D

Jajajaja Marta, ¿eres una agente secreta con tanto cambio de nick? Nada, ahora ya te he desvirtualizado y te identifico. Sobre Her, leeré tu reseña cuando la compartas y ya te comentaré, cada cual tiene su historia y se relaciona de forma con los personajes y cómo se enfrentan a sus sentimientos. Así que seguro que cuentas algo que merece la pena. Un saludo y feliz fin de semana. Someone...

P@B dijo...

Muy buena la entra, as usual. A mí me encantó la película y me sentí identificado con el protagonista pensando en, como tú bien dices, esas noches de IRC o algún otro chat. Pero lo bueno es que yo sí que encontré por esos lares a mi alma gemela. Osea que es posible Alex. Diez años juntos ratifican lo que digo :-)

Alex Pler dijo...

Todo es posible, P@B y no digo yo lo contrario. La clave está en si después de la idealización hay una base sólida. Cuando la hay, maravilla.

Un abrazo y enhorabuena por esos 10 años :)

Are dijo...

De las mejores reseñas que he leído sobre HER... :)
http://vivacandela.com

Alex Pler dijo...

Gracias Are! Un abrazo.

OM RCastro dijo...

Hola Álex,

Escribí en mi blog un par de líneas sobre la película. Ahora leo tu entrada, completamente de acuerdo y rememorando la película.

(Por cierto, lamento haberme perdido la oportunidad de tener LA NOCHE NOS ALUMBRARÁ a través de internet. Acá no creo que llegue nunca).

Un abrazo,

Oscar

Alex Pler dijo...

Ahora le echaré un vistazo a tu reseña, Oscar. Sobre "La noche nos alumbrará", solo has perdido la oportunidad de descargarlo gratis. Continúa a la venta en Amazon y mandan a todo el mundo, ¡incluso a Australia! (demostrado). Un abrazo.

Éowyn dijo...

Anoche vi Her. Me gustó mucho. Cuando desees la comentamos.

¡Saludos!

Publicar un comentario