Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Oscar Wilde - El retrato de Dorian Gray

Tengo muchos libros favoritos: "El día que murió Marilyn" (Terenci Moix), "Glamourama" (Bret Easton Ellis), "La historia interminable" (Michael Ende), "It" (Stephen King), "Drácula" (Bram Stoker), "Parque Jurásico" (Michael Crichton), etc. Pero si hay uno que destaca por encima de todos los demás, es "El retrato de Dorian Gray", la única novela del genial Oscar Wilde.

Lo habré leído un porrón de veces, y con cada relectura me parece un libro más apasionante, más actual. La obsesión por la belleza, por la juventud, por lo superficial; las dobles vidas; las miserias de la deslumbrante alta sociedad; vender tu alma por un placer efímero; el atractivo irremediable de la autodestrucción; el arte, la muerte, la soledad. Wilde trata muchos temas en su obra, y los trata todos con una demoledora pero acertadísima ironía.

Las palabras de Wilde nos desnudan a todos, parece que él conoce el alma humana mejor que nadie y nos retrata sin piedad (pero con arte, al menos). Cada uno de los personajes que habitan en la novela representa una forma distinta de entender la vida. Sus diálogos son memorables, cada frase es digna de ser subrayada. Wilde no se casa con nadie, y creo que en parte, por eso fascina tanto este libro, y toda la obra de este escritor en general. La suya es una literatura atemporal. En la librería, disfruto al comprobar que es de los pocos autores clásicos que sigue vendiéndose a un buen ritmo.

No es de extrañar que la crítica lo despreciase en su época: "El retrato de Dorian Gray" huye de los convencionalismos, tanto su puesta en escena como su mensaje eran demasiado modernos para la era victoriana; de hecho, siguen siéndolo. En sus obras de teatro, camufló las críticas bajo una capa de comedia: la gente aplaudía, se reía de sí misma de una forma aparentemente amable. En sus relatos (magníficos), recurría a estilos más convencionales como los cuentos de hadas o el terror gótico. Pero esta novela es implacable.

Es, además, un libro profético, trágico. Por un lado, es imposible no ver los paralelismos entre Dorian Gray y el hombre que, años después, sería amante de Wilde: Alfred Douglas. Ironías de la vida, ya que cuando escribió el libro no se conocían; creo que los tres protagonistas masculinos eran desdoblamientos del propio Wilde: su forma de entender la vida y el arte, sus fantasías, sus temores, lo que le gustaría ser... Por otra parte, varios pasajes del libro se utilizaron durante el juicio contra Wilde que acabaría llevándole a la cárcel, para demostrar su homosexualidad. El escritor no se cansó de repetir que no se puede condenar a alguien por lo que escribe. Fue en vano.

Me daba rabia no haber encontrado nunca una edición perfecta del libro. La primera vez que lo leí, fue en catalán; una traducción horripilante ("letters" como "letras", "library" como "librería", etc). Luego heredé de mi abuela unas Obras Completas de los años 50... una traducción puritana, demasiado correcta, muy de la época. Y así fui saltando de una versión a otra: portadas horribles, ediciones que no hacían justicia a libro. Hasta que esta semana di con una edición espectacular por parte de Galaxia Gutemberg y he decidido autorregalármela por mi cumpleaños.

Tapa dura, enorme (casi del tamaño de un DIN A4), rebosante de ilustraciones contemporáneas inspiradas en el libro (he seleccionado algunas para amenizar la entrada de hoy), papel de alta calidad, portada elegante... Y la traducción es buenísima, también. Una obra de arte. Cuesta un pastón, pero ha merecido la pena.

Próxima misión: encontrar una buena edición en inglés.

No hay libros morales o inmorales. Los libros están bien escritos o mal escritos. Eso es todo. (Oscar Wilde, en el prefacio del libro.)


PD: El domingo iré a ver la película, nueva adaptación del libro. Tiemblo sólo de pensarlo y, sin embargo, tengo mucha ganas de verla.

btemplates

4 comentarios:

tidusin dijo...

que pintaza, este finde me lo enseñas!

Y tranquilo que ya nos perderemos por librerías de viejo en Chicago, especialmente en el barrio marica!

guille dijo...

Yo no me he leido ese libro de Wilde, conozco un poco su vida porque es un hombre muy interesante, vi un documental hace un tiempo y recuerdo bastante lo que se decia de él, he leido sus relatos cortos, todos muy irónicos y sobre temas de la sociedad de su epoca pero con una visión demasiado nueva para ellos. Me parecio un libre interesantisimo. Dorian Gray pienso que también se debe inspirar un poco en él, me encantaria ir a ver la pelicula aunque como siempre los libros son mejores...

Lleonard Pler dijo...

Guillem, de hecho el de cuentos lo compraste en mi tienda, ¿verdad? Me alegro que te gustase. Tienes que leerte el Retrato. Y ver la película "Wilde"!

dosmasdos dijo...

¡Hola! ¿Podrías confirmarme, si no es demasiada molestia, si la traducción de esta edición es de María Cóndor? Cuesta encontrar una que sea fidedigna. ¡Gracias!

Publicar un comentario