Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Gravity Rush

Desafiar la gravedad. Era lo único que te quedaba por probar. Gravity Rush empieza, claro, con una manzana, tan roja como la de Isaac Newton. La haces caer, y cae... y entonces flota. Porque ésa es la gracia del juego: conseguir que Kat, la protagonista, vuele, salga disparada, use las paredes como si fuesen un nuevo suelo.


Desde siempre, los juegos más divertidos son aquellos que se basan en una idea sencilla pero triunfadora. De la que no te cansas, vaya. Es lo que ocurre en Gravity Rush. Algo tan tonto como poder explorarlo todo. Perspectivas imposibles, rincones que rebosan secretos. La gravedad en tus manos. Cada salto se convierte en un vuelo rasante por los tejados mientras la gente te admira desde el suelo.

Las misiones quedan en segundo plano, la verdad. Hay carreras deslizantes, pruebas contrarreloj, combates contra hordas de enemigos y jefes gigantescos... Pero cuando te lo pasas mejor es perdiéndote por Heskeville. La ciudad es tuya para que la explores entera, desde todos los ángulos. Es preciosa, con un toque europeo, esas plazas con sus fuentes. No faltan los castillos ni los barcos voladores.


Todas las consolas necesitan al principio un juego como Gravity Rush. No es el más vendido, pero sí el primero que imprime carácter en el catálogo de la plataforma. Confiaremos que para cuando llegue la segunda entrega de las aventuras gravitatorias de Kat, PS Vita haya despegado por fin. Hasta entonces, tocará flotar.

btemplates

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada