Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Well, there's a bridge and there's a river that I still must cross

A menudo, las cosas toman más tiempo del que esperabas. Cuando crees que has llegado, en realidad solo ha empezado un nuevo viaje. Un portazo como punto de partida; a partir de ahí, cada paso se sentirá como el primero, y eso está bien, porque solo aprenden los novatos.


Paso a paso, voy entendiendo ese refrán que tanto le gustaba a mi abuela, una de las personas más sabias que he conocido: "Vísteme despacio, que tengo prisa". Los procesos duran lo que tienen que durar, ni más ni menos: toda dedicación es buena. Velocidad de crucero para llegar justo a tiempo.

Sobre esto, un par de historias que han pasado por mis manos estos días:

APRENDIZAJE RÁPIDO

-¿Cuántos años me costará llegar a ser maestro si trabajo duro? -preguntó el aprendiz a Banzo, el gran maestro del arte del sable.

-El resto de tu vida -respondió Banzo.

-No puedo esperar tanto tiempo. Estoy dispuesto a todo para seguir su enseñanza. ¿Cuánto tiempo me llevará si trabajo como servidor suyo en cuerpo y alma?

-¡Oh, tal vez diez años!

-Pero usted sabe que mi padre se está haciendo viejo y pronto tendré que cuidar de él... ¿Cuántos años me llevaría si trabajara intensamente?

-¡Entonces, quizá treinta años!

-¡Usted se burla de mí! Antes diez, ahora treinta años... Créame: haré todo lo que haga falta para dominar este arte en el menor tiempo posible.

-Bien, en este caso te tendrás que quedar setenta años conmigo -explicó el Maestro Banzo-: un hombre que quiere resultados tan deprisa no avanza rápidamente.


SEGUIR SUBIENDO

Sekiso preguntó: "¿Cómo podéis seguir subiendo desde lo alto de un poste de cien pies?". Otro maestro dijo: "Uno que se siente en lo alto de un poste de cien pies ha alcanzado cierta altura, pero todavía no domina el Zen completamente. Debería seguir subiendo a partir de allí. 

btemplates

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada