Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

The habit

¿En qué momento dejas de hacer las cosas por ti mismo? Sin darte cuenta, olvidas lo que un día tuvo un significado íntimo y pasas a complacer solo a los demás. Porque sienta bien, sí, hacer feliz al resto. Pero de tanto contar el mismo chiste, corres el riesgo de olvidar qué lo hacía gracioso en primer lugar. Gracioso para ti. Antes no tenías que esperar a que otros rieran para hacerlo tú.


Lo que otros esperan de ti es una prisión. O lo que crees que otros esperan de ti, para ser más exactos. Por ejemplo, este blog. Empezó como una especie de terapia personal y durante mucho tiempo funcionó. Hasta que desde mi ventana dejé de ver las cosas que me importaban. Solo pensaba en las que querrían ver los demás habitantes del bloque. Y así encegado, llegué a convencerme de que no me quedaban cosas nuevas por ver. Estaba frente a una ventana que daba a la nada.

De qué iba a hablar, si ya lo había dicho todo. Era un todo diminuto, claro, porque al releer el blog desde sus inicios, descubrí que en realidad siempre he hablado de lo mismo. Tu mundo nunca es tan grande como lo percibes. Aun así, perdí el rumbo. Me gustaría decir que perdiéndome encontré la respuesta, pero no fue así. No la encontré. Es posible que no exista tal respuesta, que todo sean ciclos que vienen y van.

Pero dicen que la fe mueve montañas. Y otra cosa no, pero tengo fe en el poder de las palabras. Sé que me llevarán a alguna parte aunque no sea donde yo había planeado. Por eso continuaré el sendero. Escribiendo más que pensando. Como dirían en Gravity: "Pase lo que pase, va a ser una experiencia maravillosa". Nuevas palabras, las que a mí me gustan. Las que más me llenan. Despegue y aterrizaje.


And if you don't quit
You'll never get over
If you don't quit
You'll never get out
And you're always
Gonna be an addict

btemplates

10 comentarios:

Juliet dijo...

Me encanta lo que escribes, yo me siento un poco así últimamente :S y la canción genial también!!

Sergio dijo...

Vengo de currar, paso de ir a dormir y me pongo en el ordenador. Lo primero que veo es que has colgado una nueva entrada y voy corriendo a leerla.

"El poder las palabras" con eso has tocado fibra sensible, no me hace falta decir nada más.

Alex Pler dijo...

La canción me tiene enganchadísimo, Juliet. Te recomiendo que le des una escucha al disco, tiene algunas muy buenas. ¡Un abrazo y ánimos!

Sergio, gracias por tus palabras. Estos días me viene tan bien leer comentarios así. ¡Otro abrazo! :)

Éowyn dijo...

Me ha encantado lo que has escrito. A mi también me has tocado la fibra con la frase "El poder de las palabras". Tampoco tengo mucho más que añadir. Me encanta leerte y me siento a veces, identificada con lo que dices.

Saludos!

Alex Pler dijo...

Éowyn, ahora mismo eso de que te sientas identificada con lo que cuelgo... es lo mejor que me puedes decir, es a lo que aspiro, que esas locuras que creo que son solo mías, signifiquen algo para otros. ¡Un abrazo! Gracias por dejarte caer aquí un día más.

Éowyn dijo...

Hola Alex,

Sigue escribiendo así, porque me encanta leerte y también aprendo de tí. Todo ser humano aspieramos a algo y el hecho de compartir esas locuras con los demás, es algo que nos enriquece y nos ayuda a crecer un poco más en el terreno personal. Porque una experiencia o un pensamiento, nos hace sentir una cierta conexión.

Gracias a tí por estos post!

¡Un abrazo!

Evo dijo...

Totalmente de acuerdo con tu post, empezamos las cosas por nosotros mismos, para "prostituirnos" después, para intentar agradar al que tenemos al lado, es cuestión de nuestro puñetero ego, al menos el mío. Pienso que si gusto a los demás, me gustaré a mi mismo, aunque el proceso suele ser el inverso.
Me gusta lo que escribes, porque me hace ver que muchos piensan como yo, la originalidad o su búsqueda, siempre me ha hecho más daño, que beneficio.

Un abrazo y gracias :)

Alex Pler dijo...

Evo, gracias por tu mensaje. Es curioso este proceso de crear para uno mismo vs crear para los demás. Sabes que lo primero es más auténtico y sincero (y suele conectar más con los desconocidos) y aun así no puedes evitarlo y acabas recurriendo una y otra vez a esa "prostitución" que comentas. ¿Estaremos programados para gustar al resto?

Por cierto Éowyn, ¿empezaste "El chico sin color"? Espero tu opinión cuando lo termines.

cosasqueplasmar dijo...

Así comencé mi blog: como un lugar donde dejar constancia de cuanto me acontecía, de cuanto no contaba, de cuanto callaba. Sin embargo, con el tiempo y sobre todo atendiendo a las estadística de la web, uno empieza a preguntarse si lo que escribe es del agrado del lector, y así piensa si publicar lo que realmente le sale del corazón o lo que es producto de la estrategia. Lo más triste de todo esto es que no sólo ocurre en la red sino en la realidad no virtual. ¿Cuántas veces nos preguntamos si lo que queremos decir es lo que quieren oír? Y así, poco a poco, dejamos de ser nosotros a menos que estemos dispuestos a impedirlo, a no perder nuestra esencia, al fin y al cabo, lo único que tenemos, lo único que nos queda.

Un beso.

Alex Pler dijo...

Ya no compartimos fotos que nos gustan sino fotos que acumularán likes. Un blog lo moldean los comentarios de los demás... ¿Cómo recuperamos la esencia, "Cosasqueplasmar"? Volver a confiar en nuestro instinto. Quizá sea que en realidad nunca escribimos para nosotros mismos. De ser así, no tendríamos un blog sino un cuaderno secreto bajo mil llaves.

En fin, gracias por el comentario. ¡Un abrazo!

Publicar un comentario