Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Adele - Someone Like You

"Perfección". Así definiría este videoclip de Someone Like You en una palabra. A menudo se nos olvida que un videoclip debería limitarse a trasladar una canción al lenguaje audiovisual, reforzarla con imágenes que la complementen, sí, pero no que la emperifollen para que parezca mejor de lo que es.


Por mucho vestuario, por mucho maquillaje, por mucho efecto especial que haya en el videoclip, a la hora de la verdad la protagonista  debe seguir siendo siempre la canción, su letra, su sonido: que todos estos elementos queden envueltos por las imágenes y, juntos, marquen a fuego emociones en el cerebro del espectador. Por eso hay videoclips que funcionan y hay videoclips que fallan. Unos recuerdan su función y otros sólo pretenden impactar. Pero los impactos duran dos segundos, se olvidan enseguida.

No debía ser fácil grabar un videoclip para una canción tan emocionante como Someone Like You. Quizá por eso han tardado tanto. Por eso o porque la marcada estética otoñal habría chocado un poco en pleno mayo.


Hay un relato de Terenci Moix que siempre me ha gustado mucho. Se titula "Asesinar con el amor" y en él, el protagonista pasea por una Barcelona vacía mientras recuerda una historia de amor fallida, los errores y las cosas que cambiaría y no podrá cambiar. Los recuerdos se agolpan y el escenario, esa ciudad nocturna  llena de hojas caídas y aceras húmedas, parece aliarse con las emociones del personaje. No deja de ser una escena que todos hemos vivido pero contada con especial maestría.

Desde hace tiempo me imaginaba algo así para Someone Like you. Y en realidad el resultado no se aleja demasiado. Es un videoclip en apariencia sencillo pero cuyas piezas encajan con la perfección de un reloj, empezando por la fotografía granulada y la ciudad elegida (París... amor y desamor).


Primero, el escenario: un paseo bordeado de árboles junto al río Sena. Sopla el viento. Adele camina mientras canta llena de emoción. Parece ensimismada, sus gestos transmiten toda la intensidad de la letra. La cámara se aleja y Adele encoge. Para el estribillo, volvemos a acercarnos a ella y de repente -la magia de la coreografía, mira a cámara en el momento preciso, justo cuando pronuncia esos "never mind" y "someone like you" tan desgarradores. Te sientes casi culpable. Pronto la cámara gira sobre sí misma, recorriendo ese pequeño pedazo de una ciudad que ya nunca más será de los dos. Termina la panorámica de 360º y jurarías que Adele ha desaparecido. Pero no: ha seguido adelante. Así es el sufrimiento: parece que no podrás, que te fallarán las fuerzas, pero casi sin darte cuenta continúas dando pasos hacia adelante.

En este trozo, Adele no canta. Lógico: esta estrofa es retrospectiva absolutamente. Adele contempla un punto muy concreto del canal, evoca recuerdos, momentos que no volverán. Continuamos el paseo y Adele vuelve a cantar. Atentos a su gesto cuando entona: "how bittersweet this would taste". Brillante. El rostro de la chica se diluye sobre un último vistazo a París. Y la escena final: ¿qué decir? Pocas veces se habrán rodado despedidas tan intensas en un videoclip. No hay diálogos pero tampoco hacen falta gracias a esos juegos de perspectivas y espejos y una última panorámica en la que dejamos de comprender dónde está Adele porque ella ya sólo piensa: "Tú te marchas, yo me quedo".

Lo dicho: un vídeo perfecto para una de las mejores canciones del año.

btemplates

4 comentarios:

Fersitu dijo...

Preciosa canción, precioso video y preciosa entrada.

Sin duda creo que Adele es una mujer sin artificios y eso se nota también en este video. Es directa, clara y concisa. En este caso el video acompaña perfectamente a la acción y casi que pone los pelos del punta.

El mundo del videoclip es muy amplio, hay videos de esos que adornan la canción que son joyas. El problema es saber hacer el video adecuado a cada tema. En este caso lo han conseguido.

Lleonard Pler dijo...

Me da la sensación de que la gente cada vez espera más esperpentos y coreografías... pero los vídeos están por encima de eso. Para mí, siempre lo han estado. Incluso vídeos históricos y espectaculares como "Thriller" o "Like A Prayer" estaban al servicio de la canción, creo yo.

Juliet dijo...

Me encanta el universo Adele, es pura magia. La verdad es que es la primera vez que veo este videoclip y me ha recordado mucho al de "Warwick Avenue" del primer disco de Duffy: http://www.youtube.com/watch?v=HhZ5-L9znt8
Recuerdo que me llegó muchísimo, canción y vídeo. Es cierto lo que dices, a veces la belleza de la simplicidad supera con creces los efectos especiales y demás parafernalia.

Long life to Adele!! :)

Lleonard Pler dijo...

Sí que recuerda al de Warwick Avenue, realmente no es un vídeo que haya inventado nada pero encaja tanto y tan bien con la canción, que encandila. Long life! :D

Publicar un comentario