Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Perfect sense

"That is how life goes on. Like that."

El cuerpo humano está construido de tal forma que podemos alimentarnos exclusivamente a base de harina y grasas. Podemos alzar la voz sólo para ofender o escuchar sólo aquello que nos interesa. Podemos hacer fotos para capturar instantes que de otra forma olvidaríamos, a menos que les asociemos un olor. Podemos follar y acto seguido echar al otro de la cama con una simple patada.


Usos vulgares de los cinco sentidos. ¿A eso estamos limitados? ¿Somos algo tan básico? ¿Nada más que animales que devoran, follan, gritan, husmean, no atienden a razones? ¿O podemos ser algo más que máquinas que se olvidan y se quejan de las cosas? Eso es lo que intenta explorar Perfect sense. Se vale de una historia mágica. Chico conoce a chica en un entorno apocalíptico: a causa de una extraña enfermedad, la humanidad va perdiendo uno a uno sus cinco sentidos, y con ellos se va también la cordura.

No os voy a engañar. Es una película terrible, hay secuencias devastadoras, deja a Contagion en pañales. La combinación de imágenes, música y voz en off te noquea. Así sería el fin del mundo. Y sin embargo, creo que terminas de verla con una sonrisa sincera porque se trata de una experiencia absolutamente catárquica. Es un poco como el libro Nada de Janne Teller: asistes horrorizado a la pérdida de todo lo que considerabas imprescindible, pero al igual que con la película Beginners, esto te sirve para renovar las ganas de estar vivo.


Para mí, es un misterio que Perfect sense haya pasado tan desapercibida. No habría oído hablar de ella de no ser por David, lector de este blog que suele acertar con las recomendaciones que me hace. La historia no es ninguna amenaza. Es una invitación. Un estímulo, un disparador. Éste es el tipo de historias que me gustaría escribir: fábulas (como Gattaca, por ejemplo) que usan la ciencia ficción para hablar de la importancia de vivir de otra manera, más abiertos o predispuestos. Hay que acariciar la música, contemplar los besos, escuchar la comida, saborear los recuerdos, oler los colores.

btemplates

5 comentarios:

pabblogger dijo...

Nuevo frontal de Ewan, por cierto. Ya he perdido la cuenta de las veces que ha enseñado a Mr. McGregor jajaja.

David dijo...

Me alegro de que te haya gustado tanto, aunque ya digo que me parecía que iba a ser así! Bien por haber acertado.

Es curioso ver cómo la pérdida de cada sentido viene precedida por una exposición salvaje y descontrolada del mismo. Todos ellos además con un planteamiento negativo, desde el gusto comiendo animales vivos; hasta el oído al decir todo lo malo de otra persona. En cambio al final no es así.

El último, el que no se pierde, el "sentido perfecto", es el tacto. Y este viene precedido por algo bueno, algo optimista, cuando se pierde la vista para dejar paso al tacto es el único momento que recuerdo positivo, y eso que en sí debería ser considerado el más negativo. Esa catarsis final condiciona el devenir de la humanidad pese a la pérdida de los otros cuatro sentidos, y es por eso que uno recuerda la película con una sonrisa, por eso uno hace una lectura de ella con un mensaje optimista, pese a la cantidad de escenas crueles que plantea.

Como bien dices, es una película terrible, en el sentido de que es terrible aquello que muestra, pero necesario para darnos cuenta de lo valioso. Un amigo me comentaba que el mundo que queda, solo con el tacto, es un mundo en el que apenas tendrán ficción. Se podrá inventar algo con el tacto, o lectura braille, pero costará llegar dado que nadie oye ni ve nada. Solo siente el tacto del otro. Un mundo sin películas, música (increíble cómo van a "escuchar" el concierto en el local sin el sentido del oído) libros... te da una visión completamente distinta del mundo al que estamos acostumbrados.

Ese mundo al que estamos acostumbrados es el que se va deshaciendo poco a poco en la película, y es increíble la capacidad de superación de sus personajes. Cómo se recomponen tras la pérdida de un sentido para compensarlo con otro, transmitiendo el mensaje "life goes on" como nadie lo ha hecho. Sin embargo, al ver la película, uno no puede menos que pensar: ¿En qué momento tiraría la toalla? ¿Llegaría hasta el final, hasta ese momento de lucidez en el que nos quedamos solo con el tacto? ¿qué sentido tiene más importancia para cada uno de nosotros? Algunos no podrían seguir sin el oído, o sin el gusto, o sin la vista...

De todas formas, esta extraña enfermedad ya va eliminando los sentidos justo en el orden en el que debe hacerlo, para que la humanidad vaya superándose a sí misma usando los demás. Haber eliminado la vista al principio no era posible, por ello el guión de Perfect Sense, su desarrollo de personajes (muy frío, pero tremendamente acorde con la película) y su planteamiento la convierten de momento en lo mejor visto este 2012.

Lleonard Pler dijo...

Estamos ya curados de espantos, Pablo. :P

Pues David, no me había parado a pensar la importancia del orden. Es verdad que van sustituyendo la ausencia de uno con el siguiente sentido. Se pasan la película así. De hecho, yo creo que el tacto también lo perderán y que será entonces cuando llegue ese "perfect sense" en el que no harán falta ninguno de los demás.

La escena de la comida fue la que más me impactó, incluso más que la de los gritos. Creo que nos remarcan la importancia de disfrutar con nuestros sentidos, aprovecharlos para las cosas buenas que tenemos la suerte de poder disfrutar (degustar la comida en vez de devorarla sin importar lo que sea).

David dijo...

La escena de la comida es la que más impacta, desde luego, porque es la primera pérdida de sentido tras el olfato, por lo que ahí ves claramente que los van a ir perdiendo todos. Además, con la pérdida del olfato te van avisando, dicen que hay casos por todo el mundo, poco a poco. Lo del gusto viene de golpe. Y la frase "Y así es como el sentido del gusto desapareció del mundo" me pareció muy bien encontrada para la escena en cuestión.

Pero no creo que pierdan el tacto también. Eso los convierte en vegetales. Como me decía un amigo, sin tacto no se puede caminar bien, ni coger cosas... de hecho, me comentaba que no existe nombre para la pérdida total del tacto, ni conoce casos en que se haya dado. Realmente curioso.

Por ello, como la película acaba con un claro mensaje optimista, sí creo que se quedan con el tacto y ese es el sentido perfecto al que alude el título. Todos los demás están condicionados por una parte específica de nuestro cuerpo (oído, ojos, nariz, etc) pero el tacto es todo el cuerpo. Es como un mensaje para sentir más, el sentido perfecto.

Por cierto, Plummer se lleva el Oscar por Beginners!

Lleonard Pler dijo...

Me gusta el tacto. Me gusta que nadie lo pierda totalmente, que no haya nombre para eso porque no existe. Muy significativo. Y es curioso, porque estoy seguro que si nos dieran para elegir qué sentido querríamos conservar sí o sí, poca gente elegiría el tacto.

Publicar un comentario