Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Why can't you choose yourself like your enemy?

Ocurre a menudo: una frase en apariencia simple se te graba a fuego. Otros quizá no entenderán su fuerza, por más que se la intentes explicar, pero para ti esa frase lo significa todo. Ahora mismo, al menos. Me pasó el otro día leyendo La mente del samurái. De repente, una frase saltó del texto y algo hizo click dentro de mí. Siete palabras conformando una llave que abría todas las puertas.

"El oponente existe porque nosotros estamos presentes."


Entiendo la palabra "oponente" de muchas maneras. Un oponente puede ser un problema que te preocupa, una persona que no te cae bien, alguien que ves en la discoteca y te lo quieres ligar, una madre a la salida del colegio taponando la acera. Personas, situaciones a las que le otorgas tal importancia que te abruman. Te bloqueas porque te sientes muy inferior al problema, al obstáculo, a la persona que tienes enfrente. Pero cuando eres consciente de que ellos no existirían si no estuvieras tú, que en cierto modo son un reflejo tuyo y por tanto tú tienes su misma fuerza... la cosa cambia. Ahora el control lo tendrás tú. Te sentirás tan seguro de ti mismo, actuarás con tanta decisión que serás imparable.

En cierto modo se trata de convertirte en agua: fluir con las cosas y aprovechar esa fuerza que les otorgabas a tus oponentes para activar tu propia fuerza. Estar seguro de que si tienes un problema también conoces su solución y además, por el camino, aprenderás algo nuevo de ti mismo; utilizar la persona que no te cae bien como recordatorio de todo lo que sí te gusta ver en los demás, recordar la clase persona que quieres ser, la que luchas por ser; acercarte al ligue con paso firme (te está mirando: no dudes); cambiar de acera para andar libre por otra y así fijarte en detalles que no habrías visto desde la que no podías avanzar. No protestes: agradece cada reto, porque de todos ellos saldrás reforzado, incluso recompensado.


Así que tengo que darle la razón a Issai Chozan: el enemigo existe porque tú estás presente. Llevo dos días resolviendo todas las situaciones con esta frase en mente y los resultados no podrían ser más espectaculares. Pruébalo, a ver. Igual acabas como yo: dando las gracias a todos los samuráis por ofrecerte, a través de tantos siglos de distancia, las palabras acertadas, transformándote tú también en un samurái moderno e imparable.


"Hay que ganar desde el principio para salir victorioso siempre."
(Hagakure, Yamamoto Tsunetomo)

"No te surge ningún problema para el que no conozcas la solución. Todo problema surge para aprender algo importante."
(La ley del espejo, Yoshinori Noguchi)

El oponente existe porque nosotros estamos presentes. Si no estuviésemos, no habría oponente. El término "enemigo" u "oponente" denota confrontación. Es lo mismo que yin y yang, o fuego y agua. Todo lo que tiene forma, tiene oposición, pero si tu mente carece de forma, no puede tener oposición. Cuando no hay oposición, no hay oponente. Eso se llama "sin enemigo, sin sí-mismo". Al olvidarte tanto del sujeto como del objeto, cuando asumes un estado de sosegada inacción, te sincronizas... y cuando quiebras al enemigo, apenas te das cuenta. En ese estado, no eres inconsciente, sino que, como no hay pensamientos conscientes, te mueves por intuición.
(La mente del samurai, Issai Chozan, Página 25)

btemplates

7 comentarios:

smoothcriminal dijo...

Últimamente, tu blog no es un blog. No es algo que simplemente leo porque me aburro, no. Es como una recopilación de todo, de cada problema, cada solución, cada situación en la vida. Cada cosa insignificante que te puede pasar, tú hablas de ello, como si estuvieses haciendo un libro titulado "Controla tu vida". No se expresarlo, posiblemente lo que entiendas al leer esto distará mucho de lo que me refiero, pero, basicamente, tu blog se ha convertido en una especie de filosofía de vida. Y algo me dice que tengo que seguirla.
Y es extraño, porque es una de esas cosas que parecen poco personales. Un blog que, como yo, leen bastantes personas (si buscas en Google "don't be a drag, just be a queen", tu entrada sobre la letra de Born This Way es la primera. No la página de Lady Gaga, ni el vídeo oficial, no; tu blog), y, sin embargo, a veces me parece que está hecho para mí. Y lo mismo te digo con Like A Prayer, o la frase "some girls won't dance to the beat of the track". Cosas que todo el mundo conoce, y que, sin embargo, las tomo como simplemente mías.
Por eso, por favor, sigue escribiendo. Haz cosas tan magistrales como esta entrada, vuelve a hacer que me ponga tan cursi como en este comentario, y sabrás que, por lo menos, Sombras de Neón ha ayudado mucho a una persona.
(Y no hablemos de los increíbles descubrimientos musicales que me has dado)
Saludos.

Lleonard Pler dijo...

Ahora mismo leía en Twitter que alguien en su descripción ponía: "No escribo para mí mismo, no escribo para los demás". Y yo he pensado: ¿entonces para qué escribes?

De adolescente, cuando empecé a escribir "en serio", pero también años más tarde cuando retomé este blog en enero de 2011, escribía para compartir mi dolor. Las cosas que no podía decir (que no era capaz de decir), las escribía. Compartirlas con el mundo, exponerlas de esa forma yo, que me consideraba alguien tímido, era una forma de que parecieran menos terrible. Catarsis.

Poco a poco, me di cuenta de que el arte que me llena, el que más me transmite no es el que me permite regodearme en el dolor sino todo lo contrario: el que me ayuda a avanzar como persona. Y entonces, justo cuando valoraba cerrar el blog porque ya había cumplido su cometido, me di cuenta de que eso era lo que quería conseguir yo: transmitir a los demás esas ganas de estar vivo y estar feliz que ahora sentía.

Fue entonces cuando decidí comentar aquí solo las cosas que me gustan. Y más que eso, las que me hacen crecen de alguna manera, por tonta que sea. Extraer un aprendizaje de cualquier vivencia, porque pienso que todo puede ayudar: un viaje (evidentemente) pero también la frase de bienvenida que te suelta un panadero. Y compartirlo.

Es curioso, porque ya digo que no me considero una persona extrovertida, pero escribiendo nunca me ha importado revelar hasta el último detalle. De hecho, todos mis escritos, por más fantasía con que los adorne, son autobiográficos. Supongo que eso ha acabado contagiándose en el blog. Soy un firme defensor de hacer tuyas las cosas: las canciones significan lo que a ti te transmiten (no necesariamente lo que dice la letra literalmente), un libro puede haberlo escrito para ti un autor que no te conoce, una película se ha basado en tu vida y la ves en el momento justo, como si alguien te susurrase al oído: "vas por el buen camino, adelante".

Creo que es importante tener los ojos abiertos y la mente predispuesta a empaparse como una esponja. Señales, causalidad... llámalo como quieras. Cuando crees en la sincronía, esa sincronía llega, todo lo haces tuyo porque todo parece escrito para ti. No podrías leer ESA frase otro día porque la tenías que leer hoy, descubrirás que existe una película justo cuando necesitabas verla.

Lo que quiero decir es: gracias. Ya no solo por leer el blog o dejar comentarios... Gracias por ser tú quien hoy me ha susurrado "Vas por el buen camino, adelante".

Un abrazo!

smoothcriminal dijo...

Bueno, supongo que eso de que eres introvertido pero cuentas todo con detalles en el blog es algo común. Para tus conocidos, por ejemplo, tu primo Juan (es un ejemplo inventado, obviamente)eres Lleonard -quizás Lleo-, su primo catalán con el que se cayó y se hizo una brecha, con el que se reía de su tío gordo; y no es fácil contarle este tipo de cosas. Pero para nosotros, eres Lleonard Pler, un catalán que cuenta cosas, y que si fuese Tarragonés o se llamase Catalina, nos daría igual.
Si en el momento en el que descubriste tu sexualidad escribías, estoy seguro de que escribiste miles de veces "soy gay", "me llaman maricón" y cosas así antes de contárselo a más de dos personas. Eso es la escritura de blogs, diarios, columnas... El medio camino entre pensar algo y contarlo. Una liberación.

Y veo que la escritura te ha ayudado muchísimo. Eres tan optimista en todo... No creo que sea porque el blog solo es para contar cosas buenas, estoy seguro de que, en lo general, eres capaz de ver cosas buenas casi siempre. La música que escuchas a veces a mí se me hace demasiado alegre: no puedo, por ejemplo, con Graffiti7 (¿es así?). Y cuando escuchas cosas como Marilyn Manson, le buscas el buen lado, él puede hablar de suicidio y muerte, que tú, o te buscas un tema más alegre o no te fijas en el tema, sino en lo maravilloso de la producción, lo buena que es la melodía, etcétera. Estoy seguro de eso.

Así que, ya sabes, sigue empapando mi, en muchas ocasiones, horrorosa vida de optimismo, de lecciones de vida y de historias en las que no importa la misma historia, sino la alegre y optimista moraleja, por favor.

Vas por el buen camino, adelante. :)

Lleonard Pler dijo...

Jajajaja. Me ha encantado lo de Marilyn Manson porque es tal cual, me tienes calado. Bueno, con él ya menos porque de sus últimos discos se salva poca cosa, pero en cantantes con letras más oscuras, es así: o les doy la vuelta o me fijo en otros aspectos, sin duda. Lo que decíamos antes: el arte hay que hacerlo tuyo.

La escritura (y la lectura) han sido mi tabla de salvación más de una vez. Ahora son mi oxígeno. Y entenderás que con mensajes como el tuyo, como que dan muchas ganas de seguir :)

Por cierto, mis conocidos me llaman Alex, no Lleonard. Encantado ;)

David dijo...

Otra gran entrada, acompañada de unos comentarios aun más interesantes si cabe.

También me considero tímido pero más extrovertido a través de la escritura, por según qué comentarios he ido dejando por tu blog. Entiendo lo que quieres decir. Y me alegro que no cerraras el blog.

Más, por favor.

smoothcriminal dijo...

Pues encantado Alex, e igualmente, encantado David. :)

Lleonard Pler dijo...

Pues para nada te consideraba tímido, David. Será la escritura la que nos abre, en efecto. Más, por favor... ¡eso te digo yo! ;)

Publicar un comentario