Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

I'm not religious but I feel so moved

El escepticismo es el comienzo de la fe.
(Oscar Wilde)

Un año sin Lost, ya. Desde que terminó, sin darme cuenta, he tendido a engancharme a series sin pretensiones, sin misterios, sin abusos de la credulidad del espectador. Supongo que necesitaba purgar un poco el cerebro después de tanto teorizar sobre una serie que, al final, nos recordó que los misterios eran puramente accesorios, adornos de una historia de personajes. Los misterios eran necesarios -eso sí- para tenernos enganchados. Ocurre lo mismo en la vida, sólo la incertidumbre consigue que disfrutemos, que no nos aburramos (nada hay más peligroso para la felicidad que el acostumbrarse, acomodarse, dar por seguro algo).


Sólo la búsqueda de respuestas nos lleva a hacernos preguntas. Y de eso hablaba Lost también, y no únicamente a nivel paranormal (el Humo Negro, los osos polares, el electromagnetismo, etc), también a nivel personal: ya en el primer episodio, los personajes buscaban una razón para seguir adelante, redimirse, justificar sus vidas. Desde el principio, la Humanidad ha buscado respuestas a través de dos vías: Ciencia y Religión. La razón versus la fe: otro de los temas centrales de Lost, quizá el más importante, un dilema encarnado por sus dos protagonistas, Jack y Locke.

Ciencia y religión son antagónicos pero ambos no dejan de ser métodos complementarios con que los humanos mantienen la curiosidad, la esperanza. ¿Es de cobardes tener que aferrarse a algo intangible? ¿Es más sano basarse en teorías no siempre demostrables? ¿Es hipócrita creer en una cosa y no en la otra? Yo por ejemplo no creo en ningún dios, en ninguna energía, pero sí tengo mi punto místico: creo en el Destino, en las señales que a modo de faros nos guían hacia ese destino. Mi ex siempre se burlaba de todo esto.

Mi visión del Destino no es la de algo totémico, inamovible: que todo ocurra como tiene que ocurrir no significa que no puedas decidir, que te tengas que quedarte de brazos cruzados porque no puedes cambiar nada. Para nada. El Destino existe, pero tú sujetas el bolígrafo con el que lo escribes. Tú siempre decides y, al final, visto en perspectiva, esas decisiones siempre serán las correctas. Por eso, como bien dice Albert Espinosa, no debes tener miedo de ser la persona en la que te has convertido gracias a tus decisiones.


Uno de los mayores aciertos del final de Lost fue aunar ciencia y religión -o religiones, en plural-, puesto que Jack pasa de ser un hombre de ciencia pura y dura, incuestionable, a convertirse en un hombre de fe, pero una fe racional, meditada, reflexiva, científica. Y ese limbo en el que todos se reencuentran no dejaba de ser una explicación científica a una pregunta que todas las religiones han intentado responder: ¿qué hay después de la vida? No intentaban desmentir ninguna posible explicación, sino unirlas todas para despedir a esos personajes por todo lo alto. La última temporada intentó engañar al espectador, pero se redimieron con un final tan bueno, valiente incluso.

Así que sí, llevamos un año sin Lost. Cómo han cambiado las cosas. Casi da vértigo echar la vista atrás. Pero más vértigo provoca dirigir esa vista hacia adelante, descubrir ante nosotros ese camino tan, tan extenso que se pierde en el horizonte. Queda mucho camino por delante, muchas decisiones que tomar, mucho por experimentar, por disfrutar. Y en eso estamos, caminando con nuevas lecciones aprendidas, con nuevos talismanes en la mano, con fuerzas renovadas, aferrándonos a aquello que nos confirma que continuar merece la pena. Llamadlo ciencia, religión, destino, fe, convicciones personales, espiritualidad, energía... Vida.

Jack: Where are we going?
Christian: Let's find out.

btemplates

7 comentarios:

Lidia dijo...

¿Ciencia o religión? He ahí la cuestión ¿Por creer en una, tenemos q dejar de creer en la otra? ¿Somos sólo carne y circuitos neuronales? Déjame dudarlo ¿Existe dios? Creo q en esto, dudaré también. Yo, como tú, tengo mis propias creencias. Para mí, ahí radica la espiritualidad, en seguir la pista de nuestras sensaciones. Lo q es válido para mí, no tiene porque serlo para los otros. Y cualquier cosa es válida, si nos sirve. Podría filosofar y filosofar sobre esto hasta el infinito y más allá, pero lo dejaremos aquí, q no quiero el comentario sea más largo q el post… ;)
Por cierto, por variadas razones, Lost es una serie q no he seguido, a pesar de q tiene todas las características de las q me gusta. Pero después de este entusiasta post, he de decir q me puede la curiosidad. Me la bajo ya!

Kadaj dijo...

A mí más que de religión, que lo asocio (y creo que no soy el único) con una doctrina concreta y marcada por otros, prefiero hablar de espiritualidad... y lo que pienso es que la espiritualidad no está tan lejos de la ciencia. Hay muchos cosas de la ciencia que son muy dificiles de creer, pero te las crees porque las dice un científico, de la misma forma que hay muchas cosas de la espiritualidad que son muy dificiles de explicar pero que sabes que existen porque las sientes.

P.D.: Me gusta mucho la incertidumbre siempre que sea controlada, esto es, sabiendo que en algún momento sabré la respuesta... Sino, me causa una gran angustia XDD

Z dijo...

Pues yo no seguí nunca lost pero me parecía un timo de la estampita, porque los dos fragmentos de capítulos que ví en dos ocasiones no me enteraba de nada y me parecía una milonga y un engañabobos, jajajajaja. Pero claro, cuando ví la reacción de mis amigos fanáticos ante el final de la serie, me alegre muchísimo de no haberla seguido :)

Oscar dijo...

Pues yo si seguí Lost. Y me gustaba. Hasta que me empecé a dar cuenta de que los numerosos flashbacks no aportaban nada, más allá de conocer mejor al personaje. Y los misterios más que nada eran para enganchar al espectador.

Pero aún así me la tragué enterita y hasta me gustó como termina.

Boone, Juliet, os amo :desmayo: xD

Lleonard Pler dijo...

Lidia, Lost te encantará. Mucho has tardado... pero nunca es tarde. Me apunto eso de "Seguir la pista de nuestras sensaciones", qué bonito. En eso estamos.

Kadaj, espiritualidad, en efecto. Así clasifico los libros de zen, budismo, shintoismo, etc en la tienda... no sé porqué no me vino la palabra a la mente escribiendo el post. En cuanto a la incertidumbre "controlada": como siempre digo, está muy bien dejar que las cosas fluyan... si sabes dónde van a desembocar.

Z, Lost no es una serie a la que te puedas enganchar viendo trozos o episodios desordenados. No es CSI o una comedia de capítulos autoconclusivos. Pero bueno, no todo le puede gustar a todo el mundo, ¿verdad? Tendría que tener una charla con tus amigos...

Oscar, la técnica de flashback empezó a agotarse a partir del momento en que tenían que guardarse las cosas importantes al futuro y tenían que rellenerlo con flashbacks sobre los tatuajes y demás. Por eso llegaron pronto los flashforwards. Boone y Juliet fueron muy grandes.

David dijo...

¿Un año ya? Entonces hace un año que sigo este blog. Llegué a él por los análisis que hiciste de la serie, te enlazaron en alguna otra web y acabé aquí, donde me he quedado todo este tiempo, leyendo post tras post, hasta que últimamente uno se anima a comentar de vez en cuando. He de decir que esta nueva etapa del blog me gusta muchísimo más.

Y sobre Lost, tienes razón, Lost es una serie (incluido su final) muy buena. Soy de los pocos que defiende ese final y eso que seguí la serie puntualmente, año tras año, semana tras semana. No la vi seguida y del tirón. Aguanté esos continuarás que te dejaban roto. Aguanté las revelaciones que solo aportaban más interrogantes. Desde el "we have to go back" hasta ese final de fundido en blanco con Juliet (¡y sus 8 meses de espera para ver el siguiente!).
Disfruté con cada incógnita y deseaba que alargaran los misterios con más misterios, no quería que me dieran respuestas fáciles. Apartaba la vista de los artificios destinados a no dejar ver el bosque (como los osos polares) para centrarme en los misterios de verdad.
Y el misterio al que Lost intenta darle respuesta es al de la vida misma. ¿Qué haces cuando te sientes perdido, física y mentalmente? Si estás perdido es porque te has atascado y la única manera de encontrar la salida es "letting it go", como bien recordaban a lo largo de la serie. Algo que aplican durante la vida y más allá. Una vida además llena de coincidencias, casualidades, conexiones entre personajes que no necesariamente descubren lo que les conecta entre sí (ahí está Christian Shephard para demostrarlo, cruzándose con multitud de personajes sin que algunos lo sepan entre sí).

Recuerdo que vi el final en directo desde Cuatro (porque en el trabajo y algunas webs mencionaron que iba a pasar, si no, ni me entero) y fue de vergüenza ajena el "debate" (por llamarlo algo) que vino después. Aún recuerdo una tertuliana que no se había enterado de nada... incluso llegaba a decir "entonces están todos muertos desde el accidente".

También creo cada vez más en el destino que cada uno se escribe día a día, pero arropado por un cúmulo de casualidades infinitas que te definen y trazan la línea (de puntos, que no recta) sobre la que escribir.

Lleonard Pler dijo...

David, no sabes lo que me ha emocionado tu primer párrafo, saber que alguien lleva un año leyendo el blog y valora especialmente esta nueva etapa. Gracias!!!

Y esta párrafo me ha encantado también: "Y el misterio al que Lost intenta darle respuesta es al de la vida misma. ¿Qué haces cuando te sientes perdido, física y mentalmente? Si estás perdido es porque te has atascado y la única manera de encontrar la salida es "letting it go" ...wow. Cuánta verdad.

La tertuliana de Cuatro es mítica, yo no daba crédito a sus palabras, ni a las "imágenes insólitas" de la Siñériz. De hecho, fue ese debate lo que me empujó a escribir la entrada "Adiós, Lost" porque me parecía inconcebible que alguien no hubiera disfrutado de ese final...

Publicar un comentario