Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Happy Day Bakery

Es lo que más echo en falta de Madrid cuando vuelvo a Barcelona. Aparte de la gente, claro. La pastelería Happy Day Bakery se encuentra en pleno Malasaña y está especializada en cupcakes. Los suyos son sin duda los más buenos, bonitos y baratos que he probado. Tienes un orgasmo solo con ver los expositores. No exagero.


Mi cupcake favorito es el de red velvet. Una masa roja, esponjosa, decorada con vainilla de colores y una chuche encima. En Happy Day, no se conforman con adornar los cupcakes simplemente con espuma de algún sabor; dejan correr la imaginación para los toppings: mariposas, corazones, cepillos de dientes, flores... Da tanta pena comerlos que siempre les haces una foto. Directa a Instagram.

También venden pasteles, brownies, galletas decoradas, productos americanos y, por supuesto, todo lo necesario para hacer la repostería en casa. A veces, tienes suerte y puedes sentarte en la única mesa que hay, junto a la ventana, y así disfrutar del ambiente acogedor, de un té calentito, de los miles de detalles que hay repartidos por el local. Esos carteles que animan cualquier tarde de lluvia: "Algo bueno va a ocurrir".


Me gusta el barrio de Malasaña. Me pasaría horas enteras en sus cafeterías, sus tiendas de ropa, sus librerías. Viviría allí, como ahora vivo en Gracia. No me importa desviarme un poco de mi ruta para recuperar fuerzas con un cupcake de Happy Day. O desayunarlo un domingo de resaca. Al primer mordisco de ese pequeño pastel, algo cambia, solo puedes sonreír. Entiendes el porqué del nombre.

C/ del Espíritu Santo 11 (Madrid)

btemplates

4 comentarios:

Fersitu dijo...

Tiene ese toque Amelie, ese toque de positividad en su nombre y además está en un lugar muy bonito de la ciudad, junto a otras cafeterías interesantes.

Recomendable.

Lleonard Pler dijo...

La felicidad en pocos metros de calle... Happy Day, Lolina Vintage, tapas de sushi, una librería de segunda mano muy cuqui, unas crepes deliciosas (eso dicen, aun no lo he probado)... y mucho más :D

Ronan dijo...

Me ha hecho sorprendido encontrarme con esta mención a esta pastelería tan curiosa en tu blog. No hace demasiado que por fin pude visitarla (la primera vez di unas cuantas vueltas hasta dar con ella... cerrada por vacaciones, y la segunda por fin la pillé abierta y pude probar un par de cupcakes muy ricos). La verdad es que Happy Day es preciosa y los cupcakes no están nada mal, pero si estos te han gustado, la próxima vez que vayas por Madrid no puedes por nada del mundo dejar pasar una visita a Cream Bakery. Una tienda pequeñísima y escondidísima cerca del metro Gregorio Marañón, que hace los cupcakes más ricos que he probado hasta hoy. Si la tienda sobrevive a día de hoy con lo extraña que es su ubicación (la trasera de un edificio, junto a un parking...) es sin ninguna duda gracias al boca oreja. Si buscas en google ya verás los comentarios. Mi recomendación personal: todos están buenos, pero el de Red velvet y el zanahora (sí, zanahoria) son increíbles. Juro que no me pagan comisión ;)

Lleonard Pler dijo...

Pues la tendré muy en cuenta, que estoy muy aficionado estos días a los cupcakes. En Barcelona ya voy conociendo más sitios, pero la verdad es que en Madrid solo he probado esos (y en Hortaleza vi una tienda con unos de aspecto curioso, también más caros). La próxima vez que vaya a Madrid, me dejo caer por Cream Bakery :D

PD: El de zanahoria lo he visto en más sitios, así que te creo jaja.

Publicar un comentario en la entrada