Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

The things I did before

Pon orden. Fue el primer consejo que encontré al abrir el libro que estoy leyendo ahora, El zen y el arte de amar. Abre un cajón, por ejemplo, y ordena todos los papeles que haya dentro, deshazte de lo que ya no necesites, recupera lo que no encontrabas, limpia. Cada día un espacio distinto, con calma.


He empezado por esa taza donde acumulo billetes de transporte, entradas de cine y conciertos, flyers, tarjetas de visita, etc. Había de todo. Hasta envoltorios antiguos y monedas de céntimo. Acumulas tantas cosas sin darte cuenta. Cuando he terminado de hacer limpieza, lo superfluo ya en la basura, me he sentido lleno.

Lleno, sí, porque gracias al contenido de la taza, he repasado todos los buenos momentos de este año, que han sido muchos. El viaje a Granada, las películas especiales, el Primavera Sound, un gofre en el Tibidabo, Madrid, las cenas antes de ir a La Penúltima, el hotel junto al lago de Puigcerdà, las tardes de playa, los helados violetas de Vioko, el concierto de Scissor Sisters, los fines de semana con los amigos, la Tarragona romana... He hecho balance y me ha gustado.


Ahora están todos los recuerdos ordenados, todas las tarjetas, todos los billetes juntos. La taza vuelve a tener espacio libre. Porque eso es lo mejor de todo: quedan muchos recuerdos por llegar, a este año todavía le queda más de un mes para seguir sorprendiéndome. Hoy mismo, ha llegado un buen disco a mi vida, el de Francis White. Así pues: bienvenidos, recuerdos. He puesto alfombra roja y la cena está lista.

btemplates

3 comentarios:

Chico Tocsico dijo...

Siempre he tenido ese propósito: cada día un poquito.
Al fina he contratado a una chica de la limpieza.
Ay! Diciembre! Qué rápido pasa el tiempo pardiez! Mis propósitos de mes: repasar y ordenar las fotos del 2012 e intentar elegir 12. Y mis listas de house y pop, porsupuesto!

Lleonard Pler dijo...

Jajaja bueno yo juego con ventaja que llegué a este piso ya con mujer de la limpieza contratada. Pero hay mucho cajón por ordenar, y la taza, y el armario...

A Diciembre le pido más tiempo libre (que lo tendré), ver cómo se encienden por la tarde las luces de Navidad, terminar la novela, hacer las listas... buenas cosas :)

Lleonard Pler dijo...

Por cierto, me gusta lo de "Cada día, un poquito". Me lo apunto.

Publicar un comentario en la entrada