Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

En la casa

"La vida sin historias no vale nada."

Pensé que me desmayaba. No por la película, claro, sino por el calor que hacía en el patio del CCCB. Un cine a la fresca no tan a la fresca, con ese bochorno tan barcelonés de cuando parece que va a llover pero no. Sudados y sin agua, no pensamos en ningún momento en irnos. Estábamos clavados a nuestros asientos, pendientes de esa historia sobre un chico que le desgrana una historia a su profesor de literatura.


Es el poder de las historias. Querer saber más y más, cada detalle, qué ocurrirá en la siguiente entrega. La sorpresa y el escándalo que finge quien quería que le escandalizasen. Ese punto cotilla que todos tenemos. En la película hablan de Las mil y una noches, pero yo pensaba en La ventana indiscreta de Hitchcock.

Me sorprende el éxito de En la casa. A mí me interesó muchísimo: veía reflejadas mis inquietudes como narrador, los diferentes enfoques y posibilidades que te vas planteando al plantear las escenas. Cómo mostraban en la pantalla que una misma situación puede transmitir sensaciones contrarias según los ojos que la observan. Unos se fijan en ciertos detalles; otros, cambio, en los gestos. Por eso nos gustan tanto ciertos escritores: porque solo ellos ven el mundo con sus ojos y nos lo describen tal como lo ven.


Habría jurado que este proceso, el de la creación, no nos importaba más que a la gente que, ya sea en cine, literatura, arte, narra historias. Pero el público estaba encantado. Será porque a todos nos gusta ser voyeurs por un día. Y por lo bien hilvanado que está todo para que al final no sepas qué es verdad y qué fantasía, pero poco importa, porque te hace vibrar, y eso es lo que hace que merezca la pena.

btemplates

4 comentarios:

Elisa dijo...

A veces nos llega a gustar una peli tanto que no podemos despegar la atención de esta. suele pasar al igual que con los libros,te gusta tanto la trama que no importa el lugar ni la hora.
Saludos.

Alex Pler dijo...

Es el mejor indicador de que el libro o la película son buenas. Te atrapan y eres incapaz de soltarlos, te olvidas. Está bien que en un mundo tan disperso, de vez en cuando nos acordemos de focalizar toda la atención en una historia.

Tony Tornado dijo...

A mí me parece un peliculón. Pero como todo lo que hace Ozon, claro. Soy mazo fanis.

Alex Pler dijo...

Es hora de confesar que es lo primero suyo que veo, Tony.

Publicar un comentario