Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Milk and toast and honey

Ya lo sabías. Claro que lo sabías, pero siempre te gusta que te lo confirmen. El potencial de tus ideas. Una idea, no muy grande, más bien pequeña, en la que has depositado algo de esperanza y un poquito de ilusión. "Pues me gusta", dice él. Y sonríes. Le gusta.


No solo eso: le ve futuro, añade. Inténtalo. A lo grande. Corrige esto y lo otro. ¿Será esto la autosuficiencia? Confiar en contar ideas y que a veces los demás den el visto bueno. O que te orienten. Alimentarte de su gesto de aprobación, un leve movimiento de cabeza antes de beber la taza de café.

Te sientes afortunado de tener gente sabia alrededor. Gente con otros ojos y otras voces que te hacen crecer. Siempre a mejor. Poco a poco, por el sendero de las ideas que de tanto soñarlas se vuelven grandes.

btemplates

4 comentarios:

Evo y las musas dijo...

Eso es un dilema para mi, porque si hacemos caso a lo que los demas nos dicen, deja de ser nuestro, y el arte que llegamos a hacer, ya sea un dibujo, un libro, es así porque lo hemos hecho nosotros.

Quizás sea necesario corregir la gramática, quizás haya cosas que suenan mal, pero si damos otros puntos de vista... ¿no deja de ser nuestra obra para convertirse en la obra de otros?

Es un dilema la verdad...

Alex Pler dijo...

No iban por ahí los tiros, Evo, sino en reafirmarte. Saber que una escena es buena, pero confirmarlo cuando los demás te dicen que no es que sea buena, es que es fantástica.

Modificar... ahí estoy de acuerdo contigo. Leí una cita que decía algo así: "Si alguien te indica un problema, escúchale. Si alguien te da las instrucciones precias para resolver ese problema, ignórale, él no conoce tu obra".

Evo y las musas dijo...

Me ha encantado lo de "Si alguien te indica un problema, escúchale. Si alguien te da las instrucciones precias para resolver ese problema, ignórale, él no conoce tu obra".

De todas formas hay que tener cuidado también con los halagos, hay halagos mas mal intencionados que alguna de las más feroces críticas, porque de las críticas te defiendes es nuestro instinto, con un halago "oscuro" te quedas paralizado... Lo digo porque he visto tanto de eso, no en literatura, pero sí en lo cotidiano, gran trabajo a ver si lo haces así la próxima vez, es, por poner un ejemplo, demoledor... Es lo que esperaban de mi por ejemplo con los sobresalientes...¡¡Así estoy con 30 y algunos traumatizado con la idea de que todo tiene que ser bueno!!

Alex Pler dijo...

Pero eso es problema tuyo, no del halago, ¿no? Eres tú el que te atenazas, tienes miedo a no estar a la altura... Conozco la sensación y es el problema de las segundas obras, que alto o bajo, el listón está ahí. Habrá que ir desprendiéndose de tonterías y crear, sin más.

Publicar un comentario en la entrada