Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

When you know the notes to sing, you can sing most anything

Se puede vivir sin música. Os lo confirmo yo, que estuve un par de semanas sin escuchar ninguna canción porque todas se sentían como baldosas temblequeantes de un suelo que se derrumba. Quizá sería más apropiado decir que se puede sobrevivir sin música. Porque, desde luego, como se vive mejor es rodeado de canciones. Sin música, es imposible disfrutar del mero hecho de estar viviendo.

La tienda parece más llena con su hilo musical de fondo ("mejor algo suave en plan The Corrs, Elton John o Enya, no te pases", me digo siempre cuando empieza a sonar "One" de los Swedish House Mafia), mi habitación es más acogedora si puedo dejarme la voz acompañando los berridos de Marilyn Manson o Céline Dion, las calles las recorro más a gusto con unos auriculares cantándome al oído.

Barcelona parece más viva, el plató de un vídeoclip en el que yo soy el único protagonista. Subo las escaleras mecánicas del metro al ritmo de "Get Outta My Way" de Kylie, me dejo perder en la noche con "Wonderful Life" de Hurts. El mar sabe a Coldplay, las Ramblas huelen quizá a Pastora. Plaza España, por supuesto, sólo es de Freddie Mercury y Montserrat Caballé desmelenándose con la elegancia de "Barcelona". LCD Soundsystem me hacen llegar puntual, "Sexy Bitch" también; el subidón de "Hombres" de Fangoria me lo reservo para cuando bajo del autobús y me golpea el aire frío de Gran Vía, mientras que "No sé qué me das" podría escucharla en cualquier rincón, como el viento cuando cruza la ciudad, mi ciudad. "Die Another Day" es para esos días en los que me gustaría caminar y caminar, sin parar, hasta agotarme. Y cuando hace mucho sol y sólo me apetece sonreír, nada mejor que "Beautiful Life": la de Ace of Base o la de Jose Galisteo, da igual, ambas me dan el chute de vitalidad que necesito. Porque sí, la vida es bonita. Siempre.


Y nunca me acostumbraré a escuchar Mecano por Barcelona (son -suenan- tan madrileños), pero "La fuerza del destino", además de la mejor canción en castellano de la historia, es el acompañante ideal para esos paseos en los que no vas a ninguna parte, sólo en busca de tu futuro. Y escucharla el pasado fin de semana en Madrid, por fin, en sus calles y en sus plazas y en su metro, fue la hostia: me aferraba a cada nota con una fuerza nueva. "Nos vimos tres o cuatro veces por toda la ciudad..." En la ducha tarareo horteradas como "Addicted to you" de Shakira, porque a David Bowie me lo reservo para ocasiones especiales (para escribir, por ejemplo; me encanta escribir con su voz única de fondo: muy suave, pero creando atmósfera). Se folla bien con "I'm A Man" de Black Strobe, pero algún día me gustaría hacer el amor con "The First Time Ever I Saw Your Face" y fundirme en otros brazos, como en una película. Y nadie cura las heridas como Whitney Houston; "I Didn't Know My Own Strength" hace maravillas. "Happy Ending" de Mika no cura, pero consuela, que ya es mucho.

A veces, un olor o una acción los asocio con canciones. Me acuerdo de los domingos que me bañaba en Sitges escuchando "For Your Own Good" de Pet Shop Boys o, cuando era mucho más pequeño, la banda sonora de "Sonrisas y lágrimas" en un cassette desgastado en el que Julie Andrews ya no sonaba exactamente como Julie Andrews. Son melodías que me transportan al agua tibia y al jabón de entonces. Los desayunos me recuerdan a Aqua, a cuando desayunaba cada día (no como ahora, que casi nunca lo hago, sólo de viaje o en casas ajenas) antes de ir al instituto y sus canciones me acompañaban.

Y pasear una vez al año por la calle del Pecado de Sitges (Dos de Mayo para quien se guíe por lo que pone en las placas) es volver a los tiempos de "Oye" del disco Gloria!. Ir a Arena es pensar en Mónica Naranjo, claro, aunque ya casi nunca la pongan porque los años no pasan en balde y ni las discotecas ni yo somos esos adolescentes que bailaban en non-stop "Desátame", "Las campanas del amor", "Entender el amor" y algún remix de "Sobreviviré". Ahora toca petardear con Lady Gaga y Katy Perry y Rihanna y Cheryl Cole y David Guetta (y yo encantado). Si pienso en mi boda, pienso que entraré al ritmo de la intro de "Left To My Own Devices", pero en mi funeral quiero que me despidáis con, entre otras, el cover de "Run" de Leona Lewis. "And we'll run for our lifes..." Las acrobacias vocales de la despedida.


Muchos ex no lo saben, pero más que el recuerdo de sus besos o un corazón roto, me dejaron de herencia algunos de mis grupos y cantantes favoritos. Me aficioné a Madonna, Marilyn Manson, Pet Shop Boys o Roxette porque, durante aquellos abandonos, me gustaba machacarme con la música que escucharía el otro, como si aquello me acercase a él y casi pudiera acariciarlo cantando "The Power of Good-Bye" o "Wish I Could Fly". Pero sucedía todo lo contrario: acostumbrándome a esos discos y canciones, empezando a coleccionar la música del cantante o del grupo, sentía que la ruptura quedaba lejos y el futuro se acercaba un poquito más. Seguía adelante, vaya.

Tengo una canción para cada persona que forma o formó parte de mi vida. Amigos, ex novios, rolletes más o menos serios, antiguos compañeros de clase o de trabajo, familia... Todos tienen su propia canción, escucharla me recuerda a ellos, y siempre es una sensación bonita saber que cierta canción me recuerda a alguien, aunque ese alguien esté en otra parte, recorriendo otros caminos que la vida le ha tendido. Algunos ya la saben, otros supongo que se la imaginarán, muchos no tendrán ni idea. Y algún día espero poder decirte a ti cuál es tu canción.

btemplates

8 comentarios:

Gorka dijo...

I couldn't agree more. Como suelo decir , hay un momento para cada música y una música para cada momento. Hay canciones que son como una máquina del tiempo, que me transportan automáticamente a momentos muy concretos. Hay discos siempre he escuchado a solas porque no he encontrado a nadie con quien me apetezca escucharlos y por eso me los reservo para compartirlos con alguien especial cuando llegue. Por eso me río de los que me dicen que "te gusta todo" porque intento disfrutar de la música sin prejuicios, lo cual no equivale a no tener criterio y porque no se dan cuenta de lo que se pueden perder.

Alejandro Starstruck dijo...

Es mágico cómo la música puede hacernos sentir cosas tan preciosas. Yo tengo canciones que, es escuchar los 2 primeros segundos, y me hace sonreír.
Te recomiendo que escuches 'Forever And A Day' de Kelly Rowland. Con ella puedes sonreír, enamorarte, andar en plan diva por la calle...¡es genial!

Muy buena entrada :)

Saludos!

María M. dijo...

Me ha encantado la entrada. Puedo suscribir línea a línea lo que dices, aunque cambiando los títulos y nombres. Siempre pienso en lo pobre que debería ser todo si no tuviéramos esta banda sonora, y en lo vacío que debería sentirse aquel que no le de importancia a esto. Y sí, yo también he (sobre)vivido sin música, y no es nada recomendable, a no ser por el paso posterior de reincorporarla y sentirla de nuevo.

Un abrazo!

Lleonard Pler dijo...

Es genial ver gente disfrutando la música como yo, insertándola en su día, asociándola a momentos y personas. No sabéis cómo me gusta que estas entradas que considero más "personales" al final son las que mejor acogida tienen.

Gorka, sabrás que desde el viernes pasado, a ti siempre asociaré "Invisible Light". ¡Cómo la bailamos!

Andrés dijo...

Como de costumbre maravillosa entrada.

Después de mi última ruptura yo tb estuve en huelga de música, fue una época rara en la que todo me hacía daño.

Un día un amigo me regaló "Nada es infinito", de Vega, y a partir de ahí todo fue a mejor. Supongo que era justo lo que necesitaba en aquel momento.

Como decíamos ayer, lo que sucede conviene...

Buen finde!

Por cierto, yo tb tengo mi canción a lo Ally McBeal, esa que te pones en un momento de bajón y al escucharla te vienes arriba. En mi caso es el "Inner Smile" de Texas...grande!

Kuroneko-kun dijo...

Y cuando no eres lo suficientemente maduro, intentas borrar esas canciones que unas veces te juntaron con ciertas personas.
XD Pero bueno, también tengo de esas canciones que me recuerdan a... yo que se, tardes de estudio, personas, momentos de mi vida e incluso sensaciones! :3 (Estas últimas son las que más me gustan! xD)

Pero bueno, como prO-fan de Love of lesbian, ya sabes que te diré! tienes que escucharlos ! XD

Pd: Entrada como siempre genial! ^^ Tu molas! Xd

Gorka dijo...

Pues a mi me parece un post de lo más universal; será porque no imagino vivir la música de otro modo... y me encanta que me asocies a "Invisible light", la pimera vez que la bailo en público y no podría haber tenido nadie mejor para comaprtirlo!

Lleonard Pler dijo...

Andrés: "Inner Smile", me la apunto. Tengo que profundizar en Texas algún día.

Marc: me matarás, pero creo que nunca he escuchado nada de Love of Lesbian. Sé que son geniales, pero creo que me da pereza el nombre del grupo. Soy lo peor.

Gorka: es la segunda vez que la bailo en público, pero la primera que alguien la vive tanto como yo, me encantó.

Publicar un comentario