Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Through these architecht's eyes

"Ahora que sabes que esta energía existe, búscala."
(La mente del samurái)

Vivimos conectados. No solo gracias a internet, que también, claro, sino gracias a esa especie de guiños cósmicos que nos suelta el Universo de vez en cuando: de repente te acuerdas de una canción y justo salta su correspondiente videoclip en la tele. Casualidades, sí, pero me gusta pensar que también signifiquen algo más.


El otro día pasaba con un amiga por delante de una cafetería, le dije que un amigo me la había recomendado y entonces salió ese amigo por la puerta. Cinco minutos después, explicándome sus planes de Navidad, mi amiga se encontraba con la pareja con la que cenaría al día siguiente. Iban a llamarse para concretar a qué hora quedaban y qué cenaban, pero no hizo falta, lo hablaron en la misma rampa del CCCB. Luego fuimos a tomar algo como levitando, esperando encontrarnos a los protagonistas de nuestra conversación tras la siguiente esquina.


Casualidades o no, me gustan estas extrañas conexiones. Es como si, durante unos segundos, el mundo dejara a un lado el caos y se ordenase. La intrincada figura de origami desplegada, para que puedas ver el papel pautado. Todas esas líneas que indican los pliegues requeridos y el orden correcto. ¿Serán pequeños empujones del inconsciente para que destinemos esta energía a visualizar las cosas importantes?

btemplates

2 comentarios:

SmoothCriminal dijo...

No sé si lo conoces, pero existe un principio, el principio de causalidad, que dice que lo que ocurre ahora, se debe a una serie de acciones anteriores que se han ido encadenando. Es decir, que si algo ocurre no solo tiene que ocurrir esa acción entre las miles que podrían suceder, sino que anteriormente tienen que haber ocurrido muchas causas hasta llegar a ella. Con esto me refiero a que quizás si tu amigo por la mañana hubiese, por ejemplo, pensado en algún tipo de té que le apetece probar, a lo mejor no estaría en ese momento en el café, sino en una tetería, o quién sabe, en un restaurante japonés. Por tanto, si tanto se ha puesto de parte tuya para que apareciese por la puerta, está claro que significa algo, ¿no? :)

Lleonard Pler dijo...

No sabía que estaba teorizado. Pero realmente es fascinante pensar que estamos aquí y ahora como consecuencia de millones de decisiones (propias y ajenas), que han hecho que nuestra vida sea ahora tal como es, y no de otra manera. Hay que atesorar lo bueno :)

Publicar un comentario