Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Paperman

"Dar en el blanco es el resultado de noventa y nueve fracasos."
(Ariel Andrés Almada - Los cerezos en diciembre)

The Artist y el mejor anime japonés. Son las primeras cosas que me han venido a la mente viendo esta maravilla titulada Paperman. Su protagonista parece salido de la pluma de Naoki Urasawa. Durante los 6 minutos que dura el corto, no se pronuncia ninguna palabra, pero está lleno de magia. De la de verdad. La unión perfecta de animación tradicional y 3D. Les ha costado pero lo han logrado.


Y de eso va la historia de Paperman. De intentarlo, intentarlo, intentarlo. Tantas veces que pierdes de vista el objetivo original. Para encontrar hay que buscar, pero también saber soltar a tiempo. Poner la suerte en movimiento, nunca forzar que el viento sople a tu favor. Fluir es avanzar y también confiar que ocurrirá algo bueno.

Siempre he admirado a esos amigos que tienen pareja estable con la que llevan años. Me gusta escucharles. Sin ir más lejos, hoy un amigo me contaba que se va a casar con su novio después de 12 años juntos. Es bonito oírles rebobinar a esos primeros momentos, cuando solo había corriente y una barca temblequeante y dos remos que no sabían bien cómo usar. Todos somos principiantes alguna vez.


Los que sabéis muy bien qué significa remar juntos, los que estáis cansados de lanzar aviones de papel, los queréis que os enseñen a bailar, los que creéis en la magia, incluso los que dejáis que de eso de la magia se encarguen los demás... Disfrutad todos del arte de Disney en estado de gracia.

btemplates

2 comentarios:

atticus' daughter dijo...

La verdad es que este bonito corto parece transmitirnos ese mensaje del cual yo soy férrima defensora de que no hay que forzar las cosas y que si tienen que ir bien, así será. En este caso lo disfraza de destino y magia, en la realidad se trata de algo mucho más sencillo y terrenal como que las cosas funcionan cuando por naturaleza lo hacen, sin empujar. Y si no hemos conseguido lo que hemos querido, quizás haya sido por algo de lo que nos estamos protegiendo sin saberlo.

Yo también admiro a todas esas parejas que después de tanto tiempo, habiendo empezado jóvenes, aún se quieren como el primer día, en las que el tiempo y el crecimiento de los dos no ha hecho mella. Porque te diré que es algo muy muy difícil de conseguir (te lo dice una que lo intentó y fracasó), que hay muchas menos de las que creemos (porque también hay muchas que se mantienen por el miedo a estar solos), pero que sí es de verdad, es precioso.

Un saludo!!!

Lleonard Pler dijo...

Yo también lo intenté... y fracasé... y aprendí.

Las cosas funcionan cuando tienen que funcionar. Puedes poner las vías, pero si al tren no le queda carbón, poco más puedes hacer.

¡Un abrazo! :)

Publicar un comentario