Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Sherlock (Holmes)

"Stop boring me and think. It's the new sexy."

¿Cómo se desenvolvería Sherlock Holmes en la era 2.0? En la era de internet, los teléfonos móviles, el terrorismo internacional, los blogs, Twitter... ¿Cambiaría mucho el personaje? Podríamos pensar que sí, pero la serie británica Sherlock, que acaba de estrenar su segunda temporada consigue actualizar el personaje y al mismo tiempo, mantenerse fiel al estilo de las aventuras que Sir Arthur Conan Doyle escribió hace ya más de un siglo.


Cambia que el doctor Watson ahora en vez de publicar libros, abre un blog comentando los casos que resuelve su compañero de piso. Y la tecnología se actualiza, claro, complicando los casos, ahora más vistosos y trepidantes. Son capítulos largos, de más de una hora, pero pasan en un suspiro. Sherlock sigue siendo asocial y rematadamente inteligente, con un humor áspero que no pretende serlo; Watson tiene un punto entrañable que no parecía estar en los libros de Doyle. Hay bromas sobre una relación homosexual entre ambos, claro, pero quedan perfectas en el contexto actual. A destacar el nuevo James Moriarty, toda una reinvención del personaje. Uno estaba harto de ver siempre al mismo tipo de profesor que se mueve entre las sombras. Su presentación en la primera temporada me dejó sin habla.

La serie también es muy imaginativa a la hora de poner en escena el método deductivo de Sherlock Holmes. Textos, gráficos y números se pasean con libertad por la pantalla para indicarnos en qué se fija Sherlock, hay barridos imaginativos en los que la figura de Sherlock borra de la pantalla las personas que le aburren, los mensajes de móvil son carteles en el aire (en vez de un primerísimo primer plano para hacer publicidad del móvil en cuestión: qué diferencia con las series y las películas estadounidenses, qué respeto al producto). Una presentación moderna, a ratos digna de un vídeoclip, pero al mismo tiempo austera y totalmente acorde con el personaje. Y es que en todo momento se nota que la serie está hecha con un mimo absoluto, muy fiel al estilo de las aventuras originales. De hecho, casi todos los capítulos son adaptaciones libres (pero llenas de guiños) de casos famosos del detective.


Qué diferencia con otra revisión reciente del personaje de Sherlock Holmes, las películas de Guy Ritchie. Ver ayer en el cine Sherlock Holmes: A Game of Shadows y hoy el primer capítulo de la segunda temporada de Sherlock impacta, la verdad. Menudo cambio. Si la primera película más o menos funcionaba, sin abusar (demasiado) de la violencia, con el toque justo de humor gamberro y con una ambientación de época muy digna, la nueva película A Game of Shadows descarrila, convirtiéndose en una cinta de acción de un personaje que nos dicen que es Sherlock Holmes (¿nos lo creemos?).

Robert Downey Jr está tan desmadrado, llegando en casi cada escena a la autoparodia, que a ratos piensas si no será el Johnny Depp de Piratas del Caribe disfrazado de inglés victoriano. Jude Law (lo único que echo en falta de la nueva serie inglesa, cómo me gusta este hombre) hace lo que puede para compensar el amaneramiento de Downey Jr, pero lo tiene difícil. Y a todo esto, cuesta creer que Noomi Rapace fuera la Lisbeth Salander de la versión sueca de Los hombres que no amaban a las mujeres, porque de gitana zíngara hace aguas, la pobre.

La verdad es que viendo tamaño despropósito estaba convencido de que esta película era obra de algún director menor que se había visto con carta blanca para deshacer el correcto trabajo previo de Guy Ritchie. Hasta el uso de la cámara lenta se hace pesado en esta entrega, todo lo contrario que en la anterior. Pero no, en los créditos finales remarcan una y dos veces que el director sigue siendo Guy Ritchie. Debo decir que la única escena que me pareció realmente graciosa e ingeniosa es la más homoerótica de todas, cuando Sherlock y Holmes casi se ponen a follar en pleno tren.


En definitiva: dos formas totalmente distintas de actualizar un personaje clásico para los gustos del siglo XXI. Yo tengo clarísimo con cuál me quedo. La que lo moderniza drásticamente pero sigue dejándolo reconocible. La que nos enseña que la típica imagen de Sherlock con boina (algo que no aparece en los libros) es puramente accidental: un disfraz improvisado para evitar a los paparazzis. Humor, conocimiento del personaje original, ubicación en el contexto actual. Bravo por Sherlock. Mañana estrenan otro capítulo, por cierto, esta vez basado en El sabueso de los Baskerville. Con ganas de descubrir qué han inventado para este caso.

btemplates

6 comentarios:

David dijo...

Hace pocos días vi el primer episodio de la segunda temporada de Sherlock y me dejó impresionado, sobre todo por el montaje que tiene el capítulo, en ocasiones digno de aplaudir (como el diálogo entre Mycroft y Sherlock en la morgue).

La anterior temporada me gustó mucho, si bien era curioso que de tres episodios, dos me gustaran mucho y otro (el segundo) muy poco. Por eso vi con reticencias este, a ver qué calidad podía encontrarme, y menos mal que es incluso superior a los de la tercera. La adaptación que hacen de Irene Adler y su "relación" con Holmes es acertada como pocas. Ese desafío cuando se le presenta por primera vez, sin información adicional para que Sherlock pueda "leerla" me pareció brilante de cara a lo que nos decía la escena sobre la propia Adler.

Sobre la versión de Ritchie, la primera me entretuvo, sin más, pero aún no he visto la segunda. Sí que se intuye justo lo que dices, que se centran en los aspectos de la primera que no hacía falta centrarse (acción) y huele a que es una obra menor comparada con la anterior entrega, pero aún así apetece verla.

Lleonard Pler dijo...

Sí, el 1x02 era más flojito pero aún así me encantó. Claro que igual es que el 1x01 me impresionó, actualizando tan, tan bien Estudio en Escarlata.

Para esta 2ª temporada parece que han puesto toda la carne en el asador, primero adaptando Escándalo en Bohemia y mañana llegará El sabueso de los Baskerville. Tengo muchas ganas de ver los dos siguientes. Lástima que sean miniseries de 3 capítulos, pero supongo que a cambio tenemos casi la misma calidad de 3 películas.

David dijo...

Por cierto, recomiendo encarecidamente la serie "Boss". Hay que ver sus 8 episodios y dejarse llevar por la excelente interpretación de Kelsey Grammer.

Lleonard Pler dijo...

¿Boss? No la conozco... La tendré en cuenta. :P

Lidia dijo...

Me declaro fan absoluta de la serie británica, la peli (la 1ª) me entretuvo, pero la serie me megaapasiona. Por cierto, ¿sabías qué el Doctor Watson (de la serie) será Bilbo en la adaptación, que está haciendo Peter Jackson, de "El Hobbit"?

Lleonard Pler dijo...

Me enteré el otro día. Le pega, tiene cara de hobbit bonachón.

Publicar un comentario