Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Keep your shoes on

Un concierto en lunes. Qué pereza, piensas a priori. Los conciertos pertenecen al fin de semana. Como no hay otra fecha para elegir, vas puntualmente el lunes al concierto. Y entonces sales extasiado después de saltar y cantar durante dos horas. La semana no podría haber empezado mejor. Todavía dura la sonrisa.


Y es que con la fiesta que trajeron Scissor Sisters a Razzmatazz, cualquiera no se lo pasaba bien. Ni decepción ni sorpresa: eran tal cual me los esperaba, la verdad. Divertidos, traviesos, horteras en su justa medida, juergueros, coloridos y muy sexuales. Sorprendía quizá esa humildad, unas ganas sinceras de mimar a su público. Tan entregados estaban que, aunque las bromas se repitan en cada ciudad (los casi desnudos de Jake, la felación al micro, etc), tú no lo notas, parecen espontáneas.

Enlazaron hit tras hit. Desde una juguetona Any Which Way hasta el apoteosis de Filthy/Gorgeous, uno de sus primeros éxitos, cuando aún parecía que se comerían el mundo. No fue así, pero por el camino nos han brindado una galería de temazos. El lunes los bailamos casi todos: I Don't Feel Like Dancing, irresistible como siempre, las explosiones de Fire With Fire y un Take Your Mama que por fin me encandiló.

Ana Matronic no es la panderetera y corista del grupo (para eso ya están las chonis); de hecho, ejercía de maestra de ceremonias, conectando con el público más que el líder del grupo. Normal: las poses de ella son tremendas, sabe ser chistosa y sexy a la vez. Brilló con Let's Have A Kiki. Aprendimos, eso sí, que con "kiki" ellos no se refieren a un polvo sino a un desmadre de fiesta. Vaya, que los españoles somos más listos.


La gran sorpresa fue Somewhere, la última canción del último disco; en directo recordé lo buena que es. Pero mi canción más esperada era, por supuesto, Invisible Light y aunque el interludio hablado no tiene la misma fuerza con la voz de Ana Matronic, ahí estaba el subidón final para arreglarlo todo. Bravo. Sobre el escenario sólo había temazos y en la pista todos éramos felices. Cada lunes, un concierto.

btemplates

2 comentarios:

Fersitu dijo...

Sin duda uno de los conciertos del año, ya haya sido en Madrid o en Barcelona, la gente bailando, cantando, entregados y ellos la mar de majos.

Así los domingos o lunes son mucho mejor.

Eso si mereces que Lana del Rey te aburra por la primera frase... No sé puede decir que pereza de lunes ¡Esperando a los Scissor Sisters!

Lleonard Pler dijo...

Jajajaja qué malo eres con Lana :P

A partir de ahora, abrazo los conciertos sean el día que sean.

Publicar un comentario