Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Si de verdad quieres...

No es una comedia. La promocionan como tal: "Una nueva comedia del director de El diablo viste de Prada". Y repitiendo director y actriz protagonista, esperarías otra retahíla de frases mordaces y carcajadas. No es el caso. Si de verdad quieres... es una película dura, a ratos incómoda, pero merece la pena verla.


Un matrimonio en un giro del camino. Ni siquiera en crisis. Entre los personajes que encarnan Meryl Streep y Tommy Lee Jones, un día la cosa dejó de funcionar. Simplemente eso. Sin grandes dramas. Para recuperar la chispa, se embarcan en una terapia de pareja dirigida por Steve Carell, más comedido de lo habitual.

Sus fantasías, sus deseos, sus demandas... todo saldrá a la luz. También sus ganas de luchar para que la relación siga adelante. La certeza de que, al fin y al cabo, esa persona que se sienta en el mismo sofá, les hace feliz. Las cosas sencillas: el desayuno, el beso de buenas noches. La película es todo lo gamberra y previsible que permite Hollywood.


Y alguna risa sueltas, claro. Ver a Meryl Streep rebuscando libros picantes en las librerías del pueblo o arrodillándose en medio de un cine para hacer una mamada son imágenes de las que no se olvidan. Y sobre todo, las alas que da esa certeza; hay que defenderla a capa y espada. Si de verdad quieres, puedes.

btemplates

2 comentarios:

elultimogoonie dijo...

Yo esta la dejo para cuando salga en dvd (osea para verla en casa). En USA ha hecho 62 millones, que no está mal para lo poco que habrá costado. Está claro que tiene su público fiel. Eso sí, yo aún sigo enfadado con ella por haberle robado el Oscar a Rooney Mara xD

Lleonard Pler dijo...

A Meryl Streep se le perdona todo, hombre, es una actriz como la copa de un pino. Y sí, es una peli muy de verla tranquilo en casa un domingo por la tarde. Del presupuesto, yo creo que lo que más habrá costado es licenciar las canciones, porque todo lo demás es barato: pocos personajes, pocos escenarios...

Publicar un comentario en la entrada