Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Looper

Los viajes en el tiempo molan. La idea, esa paradoja de que si cambiases el pasado, lo alterarías todo. De Regreso al futuro a Minority Report, pasando por Lost, muchas son las historias que han usado el tiempo como fuente de inspiración. Hasta Oscar Wilde tenía un cuento en el que un hombre sufre por conocer su futuro.


Looper no deja de ser Terminator con pinceladas de Akira y, otra vez, Minority Report (me encanta esta película). En definitiva: no inventa nada, pero maneja sus referentes tan bien que viéndola solo piensas en lo bien que te lo estás pasando. Ni te mueves de la butaca mientras esos dos hombres, que son uno solo, saltan, se enamoran (no entre ellos, claro: sería el incesto definitivo), se enfrentan, colaboran a regañadientes.

El primer tramo es épico, sienta las bases de un mundo que podría ser el nuestro si no fuera porque las motos vuelan. Pero la decadencia, el colapso, el escapismo de las drogas y el sexo y el ocio, el tirar adelante a cualquier precio, rebelándote contra ese futuro que quieren dictarte los mandamases, todo eso lo tenemos ya. Así es la ciencia-ficción: muchas metáforas para disimular el espejo.


Al bajar el telón, Looper deja algunos cabos sueltos, como si en el último momento se lo hubieran pensado mejor y hubiesen optado por una historia más intimista, nada de giros de tuerca destroza-mentes en los últimos cinco minutos. Aunque frene a un paso de la línea de meta, la película es de lo mejorcito del año, al menos en su género. No se convertirá en un clásico pero los homenajea a todos.

btemplates

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada