Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

I'll find your frequency bit by bit

Creo que funcionamos por frecuencias. Lo que transmitimos al mundo es lo que acabamos atrayendo a nuestra vida. Por ejemplo, este blog: desde que escribo acerca de la beautiful life, han llegado a mi vida muchas personas que piensan parecido, saltadores de charcos que jamás pierden la sonrisa. Y con ellos, gente con la que hablar del buen cine y la buena música. Gracias a ellos, aprendo y crezco.


"Share your passion and do it often" era uno de los consejos para una vida mejor del vídeo Holstee Manifesto. Es un buen método para conseguir atraer a tu entorno gente afín y actividades que te llenan. Nadie sabrá de tu talento y de las cosas que te gustan si no los gritas a los cuatro vientos. De nada sirve ser un buen fotógrafo si solo tú ves tus fotos en el ordenador. Compartirlas como mínimo te dará el impulso de las críticas, los consejos de personas con otro punto de vista. Las frecuencias funcionan como un imán: si demuestras ser positivo, creativo, mordaz o ducho para la cocina, por fuerza acabarán llegando a tu vida impulsos para que lo seas aún más, faros que te confirman que ibas por el buen camino.

A veces no es tan fácil atraer lo que quieres, sobre todo cuando se trata de un tipo de persona determinado. Porque el cerebro cree que te gustan ciertas características en los demás pero emocionalmente quieres sentir otras cosas, y con esta contradicción no es fácil emitir la frecuencia correcta. Un pequeño truco que he estado utilizando últimamente es lo que llamo un "cuaderno de visualizaciones". En él apunto las cosas que me gustaría sentir en el futuro. Cosas sencillas como un brazo por encima de los hombros al salir de un restaurante o ver a alguien desconocido leyendo mi libro cuando esté publicado.


Tampoco se trata de sentarse y escribir una lista exhaustiva de una panzada, sino de dejarse sorprender por el día a día: de repente vas por la calle y te asalta una emoción que querrías sentir. Que alguien sonría cuando subes las escaleras del metro. El roce de otro brazo en el cine. Y esos detalles son los que apuntas. No tiene efectos inmediatos ni el primer resultado será el definitivo: es una forma de ir ajustando casi inconscientemente tu frecuencia. Uses el sistema que uses, atrévete a expresar cada día lo que te gusta y lo que quieres. Te lo mereces, ya lo sabes, así que atraélo a tu órbita.

btemplates

6 comentarios:

Fersitu dijo...

Cierto es todo lo que dices:

Al final somos nosotros mismos los que decidimos las cosas y por nuestras fuerzas atraemos o repelemos.

Relacionado con esto siempre he visto "Abre los Ojos" de Amenabar como su película más interesante, porque plantea exactamente eso: Uno tiene la posibilidad de atraer lo que quiere, pero también de convertir todo en lo que no quiere con la misma fuerza...

Me encanta ese manifiesto, me encanta.

Lleonard Pler dijo...

Bueno, lo de "Abre Los Ojos" es un "be carefuly what you wish for... you just might get it" en toda regla. Por eso es tan importante afinar bien. Tengo pendiente revisionar la peli, por cierto, que el otro día cuando hablásteis de ella me entraron ganas y de hecho es la única de Amenábar que tengo en DVD.

Lidia dijo...

Sí, somos una gran antena emitiendo sensaciones, deseos y sentimientos al universo. Lo difícil es afinar, porque, a veces, sin pretenderlo, nosotros mismos nos limitamos. Me gusta la idea de ese cuaderno de visualización de pequeñas emociones. Me lo anoto. Bss

Lleonard Pler dijo...

Montse y tú fuisteis mis descubridoras del poder de las frecuencias y la atracción... El cuadernito es una herramienta muy útil, al menos a mí me ha servido. ¡Ya intercambiaremos impresiones cuando lo pruebas!

rhalonso dijo...

Me ha encantado la idea del cuaderno... Tengo tantas libretas que llenar de sensaciones... ;)

Lleonard Pler dijo...

Toda ayuda es poca para ayudarnos a visualizar. ¡A sentir! :)

Publicar un comentario