Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Vertigo

"Only one is a wanderer,
two together are always going somewhere."

Los Cines Verdi ofrecen estos días la posibilidad de disfrutar de 4 clásicos de Alfred Hitchcock en pantalla grande, remasterizados para la proyección HD y, por supuesto, en versión original. Un ciclo imprescindible para todo amante del cine porque, digan lo que digan, no hay nada como disfrutar de una buena película en una sala de cine. Ayer cayó la primera: Vértigo, impresionante el trabajo de restauración, los potentes verdes y rojos de la película vibraban.


Sigo con la duda de si el chapucero flashback es herencia de una época donde los espectadores no estaban acostumbrados a una trama tan retorcida o bien es una decisión consciente del director para que dejemos el misterio a un lado, pero por lo demás Vértigo me provocó en este revisionado lo que pretendía Hitchcock: desazón creciente al asistir a la obsesión del personaje de James Stewart por recuperar lo irrecuperable.

La película es una reivindicación de la autenticidad. No intentes convertirte en la sombra de otra persona. Sé tú mismo y no renuncies a eso para satisfacer a nadie, porque en el momento en que renuncias a tu esencia, ya no hay vuelta atrás. Cedes en una pequeña cosa y acabas irreconocible. También funciona al revés: debes buscar lo auténtico, lo nuevo. Es la única forma de avanzar. Tengo un amigo que cuando lo dejó con su novio, se buscó otro chico con el que hacer exactamente las mismas actividades y compartir las mismas cosas. Es tétrico, porque los sustitutos no dejan de ser fantasmas.


La sabiduría y el arte de Hitchcock siguen vigentes casi 60 años después. Vértigo sigue tan fresca como si se hubiera estrenado ayer mismo. Lecciones a través del tiempo en calidad HD: lo nuevo es lo tangible, lo enriquecedor. Alargas los dedos para tocar el futuro y así aprendes, enseñas, evolucionas, te sorprendes, creces. Más, por favor.

btemplates

12 comentarios:

Igor dijo...

Ese flashback ha sido criticado más de una vez, pero yo no creo que sea chapucero en absoluto, su intención es desvelar todo el misterio para que en lo sucesivo vayamos por delante de Scottie.
Es una ruptura en el punto de vista que a mí me parece audaz y brillante y que suele molestar mucho a los ortodoxos del guión.

Lleonard Pler dijo...

Yo no le veo el sentido, porque es una ruptura puntual del punto de vista (luego la película sigue acompañando a John) y en la conversación final se desvela lo mismo de una forma más taimada. Entiendo que la intención era que no importase tanto el misterio como la perversa transformación a la que somete a Lucy, pero aun así, sin la combinación flashback+carta, creo que la película ganaría muchos enteros. Ya se dan suficientes pistas de lo que ocurre (el vestido en el armario).

Igor dijo...

Pero el punto de vista del espectador sí queda alterado a partir de ahí, ya no vamos descubriendo las cosas a la vez que el protagonista, nuestro punto de vista y el suyo se han separado.
Es algo que hacía mucho Hitch y así lo explicaba en sus entrevistas. A mí ese juego con las perspectivas me parece que enriquece, no que resta.
En cualquier caso es una película que tiene tantos enteros, que incluso si perdiese algunos... :-)

Lleonard Pler dijo...

Sí, sí... Para mí es una peli casi redonda, con esto lo habría sido totalmente. Pero vamos, igual que critico esto aplaudo todos los planos en el restaurante, los perfiles de ella, etc.

Igor dijo...

Es que sólo lo del restaurante ya vale por mil películas, en mi opinión.
Las obras maestras precisamente pocas veces son o nos parecen totalmente redondas (a mí lo que no me convence es la escena del sueño, dicho queda).

Lleonard Pler dijo...

Pues el sueño, con ese uso del color y esos efectos, me pareció de una ingenuidad muy entrañable... Hoy toca ver "Con la muerte en los talones" que (lo confieso) jamás he visto, de hecho no sé ni de qué va más allá de la mítica escena del avión. ¡Me dejaré sorprender por el maestro!

David dijo...

Pues hoy acabo de ver Vertigo en ese ciclo del Verdi. La había visto hacía mucho y no la recordaba, la verdad. Ha sido como verla por primera vez. Y la restauración impacta. El rojo del restaurante parece salir de la pantalla.

El tema que trata es tan universal que es imposible no sentirte atraído. Por mi parte, habría preferido que no hubiera flashback, aunque entiendo que en ese punto, cuando John cae en la obsesión y en lo malsano de querer cambiar a alguien, sea cuando nos distanciamos de su punto de vista.

Curioso que en cuanto a cine estos días estemos haciendo algo parecido a lo expuesto en este filme: ir a ver películas de ayer al cine y sentirlas como si pudieran haberse estrenado hoy. En cierta manera, disfrazamos el cine actual para recuperar parte del mismo, como hace John con Judy.

Lleonard Pler dijo...

David, no esperaba menos de ti jejeje. Debemos habernos cruzado, que yo he ido a la siguiente, Con La Muerte En Los Talones.

El rojo del restaurante salía de la pantalla, pero ¿qué me dices del verde del hotel? Parecía de una película reciente, es un tono muy moderno. Me encandiló.

De hecho, la crítica estuve a punto de enfocarla en la línea de tu último párrafo, como revivimos películas antiguas (o disfrazamos las nuevas y que lo parezcan, caso The Artist) para mantener la fe y la pasión por el cine.

David dijo...

La crítica, si hubiera seguido lo del último párrafo de mi comentario, habrías podido realizarla con un símil a "Midnight in Paris". Ambas se agarran a lo de "todo pasado fue mejor", ya sea en época o en personas, resaltando la obsesión malsana de sus protagonistas por querer modificar la realidad.

¿Te gustó Con la muerte en los talones? Como sale Cary Grant, uno de mis actores favoritos de todos los tiempos, no soy muy objetivo, pero a mí me parece una gran película de aventuras para su época, llena de viajes por todo el país... lo más parecido a una película Bond hecha por Hitchcock (un ejemplo reciente de esto mismo también lo podríamos decir del Inception de Christopher Nolan)

Igor dijo...

"Con la muerte en los talones" es una gran película pero no desde luego "para su época" sino para cualquiera, a no ser que estemos considerando lo más accesorio.

David dijo...

Desde luego, lo es para todas. Con lo de "su época" quería matizar lo que habría sido verla en su momento, sin todo el bagaje cinematográfico que tenemos hoy en cuanto a cine de aventuras. Si hoy ya es excelente, en su época ya no te digo el impacto que debió causar.

Lleonard Pler dijo...

La crítica de "Con La Muerte En Los Talones" llegará mañana pero digamos que me ha parecido una lección de cine de aventuras y thriller incluso a día de hoy. Frenética y emocionante. Doy gracias de haber esperado hasta ayer para verla, y que así me impactase en pantalla grande.

Publicar un comentario