Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Are you qualified for life?

Estamos dejándoles ganar la partida. Miradles las caras, salen en los periódicos y en sus ruedas de prensa: siempre ojerosos, con canas prematuras, las operaciones excesivas de quien está a disgusto con su cuerpo. Pero sobre todo lánguidos, infelices, la única sonrisa que conocen es la de los cretinos. Poco a poco, nos estamos convirtiendo en ellos. En sus sombras, al menos.


Eso noto últimamente. La gente pasea por las tiendas con el miedo del niño al que le han dicho demasiadas veces que romperá algo si lo toca. El desánimo hace mella y nadie sonríe ni siquiera ahora que llega el buen tiempo. Calma tensa. Y se entiende, claro que se entiende. Se critica mucho a Sálvame, pero peores son los telediarios con su catastrofismo. Ya no informan, sólo asustan, porque saben muy bien que quien tiene miedo, agachará la cabeza.

Y no. La cabeza hay que levantarla. Bien alto, hasta las nubes si es necesario, porque las nubes jamás podrán recortarlas. Gastemos, pero no en lo que anuncian sino en lo que de verdad nos llena. Convirtamos los caprichos en gastos productivos. Llevemos camisetas de colores, que los trajes grises se los queden ellos. Y las corbatas, que se ahorquen con ellas si quieren, yo prefiero desabrocharme dos botones de la camisa. Enseñar, seducir, porque puedo hacerlo. Que vayan otros a los entierros.


Compartamos el entusiasmo por las pequeñas cosas. Los besos, los paseos, el sol reflejado en un coche y la lluvia limpiando el balcón, las manos amigas, el baile, la risa, los puentes cruzados, las canciones en la ducha, un abrazo antes de desayunar. Son las mejores cosas porque son gratis y además son sólo nuestras. Ellos, instalados en sus tronos altísimos, ni siquiera pueden apreciarlas, les parecen minúsculas.

Protestemos siendo gente feliz. Quien es feliz necesita menos; necesita tan poco que, para empezar, no los necesita a ellos. Échemosles a sonrisas mejor que a patadas. Sé que acabaremos ganando porque cuando sonríes cada día, por fin entiendes que importas más tú que cualquier prima fea. Sonríes y eliges mejor.

btemplates

4 comentarios:

thexipiron dijo...

Otra perspectiva de ver las cosas, dejemos de comprar cosas que no necesitamos, compremos libros. Disfrutemos de los parques y jardines, y si suben el transporte hasta el infinito, gozemos de largos paseos. No nos dejemos convencer, no nos sometamos a lo facil, a los Ipads y a productos que nunca nos llenaran, apaguemos el televisor y vayamos a exposiciones. Disfrutando de lo gratuito, de la compañia, de observar, solo asi venceremos a todos ellos.

Gracias!

Lleonard Pler dijo...

Me ha hecho gracia que menciones el iPad porque precisamente en la frase original lo mencionaba por su nombre, pero luego lo quité porque me dio por pensar que habrá gente para la que un iPad sea un capricho productivo, que le llene... y me parece bien, cada cual tiene su escala de valores y prioridades. Hay que encontrarla y regirse por ella.

Pero sí, ésa es la idea... A su agobio, imponer nuestra sonrisa. Podemos.

Igor dijo...

Echarlos a patadas no debería ser incompatible con sonreir ;)

Lleonard Pler dijo...

Nada es incompatible, por supuesto :P

Publicar un comentario