Este blog se ha trasladado, buscando el nuevo blog...

Pages

Tu voz se proyecta, el futuro se acerca

Calla, no digas nada, ¿y si le agobias?, es mejor dejar pasar unos días, todavía es pronto, ya es demasiado tarde, espera a que él mueva ficha, paciencia, corre o te arrepentirás, eso no es lo que recomiendan, dilo de otra manera. Nadie tiene una fórmula mágica pero a la hora de expresarnos, todos recomendamos máscaras. Porque desnudarnos nos da miedo. Nos vuelve vulnerables. Qué triste.


Piensa en las oportunidades que perdiste por no decir lo que podrías haber dicho cuando todavía había tiempo para decirlo. ¿Las que se rompieron por sí decirlo? Esas no importan: tampoco estaban destinadas a ser. Las relaciones personales deberían ser sinceras. Las palabras, como todo lo demás, han de fluir sin miedo. Expresarte con doble tranquilidad: la de expresar lo que sientes y la de expresar ante un oído que escucha. Desnudarte es bueno si lo haces porque quieres y te apetece y además la otra persona te ayuda a desabotonarte.

Todo lo demás solo lleva a malentendidos o, peor, sobreentendidos. No digo yo porque no me ha dicho él. O digo menos porque es lo que se espera ahora de mí: que diga menos. Fingir indiferencia está dictado por no se sabe qué protocolos. Es curioso que el libro que más me ayudó a entender todo esto y a comunicarme tal como siento fuera, precisamente, uno que lleva por título El arte de no decir la verdad. Sigo recomendándolo.


Digo las cosas, sí. Las positivas y las que necesitan mejora. Los te quiero y los te echo de menos. Las cosas que siento, en definitiva. Y no me arrepiento. Soy alguien de letras, alguien que escribe, comunicativo. Así que digo. Si te gusta, escúchame y si no, pues ya escucharán otros. No es culpa mía, son las leyes de la física: la voz se proyecta.

btemplates

10 comentarios:

Juliet dijo...

Uffff no sabes cuánta falta me hacían unas frases así, ese empujón que a veces necesito y saltar sin miedo... Claro que sí, yo también soy una mujer de letras y comunico t-o-d-o.
Gracias!!!!

Lleonard Pler dijo...

Supongo que la clave, y eso ha faltado matizarlo en el texto, es encontrar la mejor forma de entablar conversación con tu interlocutor. Decirlo todo de una forma que le guste escucharte.

David dijo...

También me sumo como persona de letras.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, pero una palabra puede cambiarte la percepción de toda imagen que veas.

El poder de qué decir y cómo decirlo es innegable.

Lleonard Pler dijo...

Empiezo a pensar que necesito un altavoz...

María M. dijo...

¡Sí señor! La verdad es el camino más corto, y si el resultado no es el esperado... es que no te tocaba ir por ahí. ¡La de tiempo que te ahorras! Ahora, sin ser impulsivos y decir hoy digo y mañana Diego, que a nadie le gusta que le mareen... ;)

Lleonard Pler dijo...

Precisamente si digo la verdad es para evitar esos mareos tan incómodos, María :P

Oscar dijo...

Que buena entrada. Me ha encantado.

Lleonard Pler dijo...

Muchas gracias, Oscar.

smoothcriminal dijo...

Ay, Álex/Lleo, ¡qué pena no haber podido leer antes esta entrada! Es una de esas entradas de tu blog que me impactan, porque justo llegan cuando estoy en situaciones parecidas. Es lo mágico de tu blog.
Me pasa mucho con la gente esto que dices, el arrepentirme de no haber dicho o hecho algo cuando ya se ha pasado la oportunidad. Pero especialmente me pasa con una persona, ya sabes, a quien solemos llamar "persona especial". Una chica de la que llevo enamorado como un año, y que, por no haber hecho/dicho cosas que, en su momento, a mí no me parecían importantes, pero a ella esenciales; perdí. Y es que últimamente me quedo siempre insatisfecho con lo que le digo, porque siempre me callo cosas o se me ocurren tras hablar con ella. Y estaba yo pensando en el otro día, con ella, a punto de que pasase algo, que me dijo que me quería y esas cosas que te hacen soltar el alcohol. Pensando en que no había aprovechado ese momento, esa hora. Y al borde de la depresión, con Summertime Sadness de mi amada Lana sonando una y otra vez, me digo: "voy a leer Sombras de Neón, y así me contagio de optimismo". Y veo esta entrada.
Y de verdad, no te pondría todo este rollo, si lo hubiese leído el día que la pusiste, simplemente te hubiese puesto un "Genial entrada, me identifico muchísimo con ella.", pero, ya que han pasado los días, al menos te pongo este rollazo para que veas que de verdad que necesitaba ponerte algo, porque esta entrada se suma a mi lista mental "Entradas mágicas de SDN".
Más, por favor, y gracias.

Lleonard Pler dijo...

No conozco más que este pedazo de la historia que has compartido aquí, y por tanto hablo por hablar, pero no me ha dado la sensación de que la hubieras perdido. La gente está convencida de que es imprescindible el timing, pero yo apuesto por decir lo que se siente. Los sentimientos no cambian si se dicen pronto o se dicen tarde, lo sentimientos son, y hay que expresarlos, y si la otra persona es La Persona, correspondrá al gesto.

En la entrada del día 04/05 puedes leer qué me respondieron cuando dije algo que otros habrían considerado demasiado pronto para decirlo.

http://sombrasdeneon.blogspot.com.es/2012/05/you-wont-catch-me-running-i-cherish-day.html

PD: Ay Lana... ponte "Lucky Ones", que anima un poquito más y te dará fuerzas.

Publicar un comentario